Inicio El Pais "Hubo aportes del Estado a la ciencia"

«Hubo aportes del Estado a la ciencia»

CIENTIFICOS DESTACARON LA INVERSION EN INVESTIGACION DE COVID-19

«Gracias a los científicos que tenemos y el rol de la ciencia podemos atender a las necesidades sociales», afirmaron a Télam Adrián Vojnov y Carolina Carrillo, los directores del grupo de investigadores del Conicet que lideraron el desarrollo del test rápido Neokit-Covid-19 que este viernes presentó el presidente Alberto Fernández junto a los ministros de Salud y de Ciencia y Tecnología. El test fue desarrollado por científicos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el Conicet, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, y por sus pares del Instituto de Ciencia y Tecnología Dr. César Milstein (Conicet-Fundación Pablo Cassará), que trabajan en la Unidad Coronavirus Covid-19, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.
Vojnov, director del Instituto Milstein y de este proyecto, y Carrillo, como directora del grupo que desarrolló el test, respaldaron con su presencia la presentación que el viernes realizó el Presidente.

Aportes del Estado.
Carrillo explicó que «este desarrollo se pudo hacer a esta velocidad porque hubo aportes del Estado a la ciencia pública, que nos fue subvencionando. Pero, además, para la emergencia con el Covid tuvimos un apoyo enorme. No solamente económico sino de facilitarnos herramientas de parte de los ministerios de Ciencia y de Salud y del Conicet». Vojnov destacó que los desarrollos de test rápidos que realizaban en el laboratorio «tuvieron apoyo importante desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MinCyT) a través de financiamiento otorgado por la Agencia de Promoción Científico-Tecnológica». «En este momento, el desarrollo de detección del Covid-19 cuenta con un financiamiento de 100.000 dólares», afirmó.
Como política del MinCyT, se conformó -desde el 2013- un Consorcio Público-Privado entre el Conicet y Laboratorio Pablo Cassará, que fue la base para la formación de la empresa tecnológica Neokit Sas. «Es indispensable resaltar el rol de la ciencia para el bienestar social. Gracias a esto hay un sistema científico que funciona con recortes, modestia o como sea, pero gracias a los científicos y el apoyo del Estado, podemos atender las necesidades sociales», agregó Carrillo.

Desarrollo.
Consultados sobre el camino para la concreción del nuevo kit, explicaron que comenzaron a trabajar «en desarrollos tecnológicos similares a éste en una plataforma para llegar, primero, a un kit de diagnóstico para Chagas». «Pero, a partir de eso, y al ver la potencia de la plataforma, comenzamos a desarrollar kits de identificación de otras, como dengue», indicaron. «Cuando estábamos por hacer la validación clínica llegó el Covid-19. Y como el Covid es un virus de ARN, adaptamos la plataforma con la que veníamos trabajando para el dengue», explicaron.
Vojnov agregó que «Santiago Werbajh, investigador de la Fundación Pablo Cassará, tuvo un papel protagónico» porque cuando surgió la pandemia y cambiaron la especificidad para la detección del Covid, «analizó secuencias, ideó los insumos específicos y desarrolló la idea de crear un kit lo más rápido posible y de fácil uso».
Carrillo agregó que «Werbajh tuvo la idea en febrero de hacer este diseño, cuando el problema del Covid era chino y no argentino». «Las cosas no se construyen de un momento para el otro. Venimos trabajando en equipo y con esta plataforma hace muchos años. Fue un poco de suerte y otro poco la capacidad de estar atentos a las necesidades. Santiago supo mirar lo que ocurría en China como un problema que, finalmente, fue», dijo Carrillo.

Advierten por «segunda ola».
Otras siete personas murieron ayer y un total de 327 resultaron contagiadas en la Argentina, mientras en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires los menores de 16 años vivieron el primer día de salidas recreativas autorizadas por el Gobierno porteño tras casi dos meses de cuarentena. La pandemia produjo hasta el momento un total de 363 fallecimientos, en tanto que los casos positivos ascienden a 7.805, según informó el Ministerio de Salud de la Nación. El desglose de los casos de contagio registrados ayer sitúa a la Ciudad de Buenos Aires al tope de los registros con 193 positivos verificados, luego le siguen la provincia de Buenos Aires con 97, Chaco 21, Córdoba 9, Río Negro 6, Santa Fe 1, mientras que el resto de las jurisdicciones no registró casos. El reconocido infectólogo Omar Sued, explicó los alcances y peligros de la llamada «segunda ola» en algunos países donde ya se creía controlada la pandemia. «Se le llama segunda ola a que en países que tuvieron un pico de casos y la curva comenzó a descender, vuelven a presentar otro pico», explicó Sued, miembro del Comité de Expertos que asesora al Ministerio de Salud. El especialista aclaró que esta situación «no es por una condición biológica del virus, sino que es resultado de las políticas sanitarias» que aplican los países. O dicho de otro modo: no se trata de que el virus mutó tanto que generó reinfecciones, al menos por ahora, sino que personas que no habían tenido contacto con el virus en la primera ola de la pandemia ahora se infectan. (Télam)