Inicio El Pais Inician juicio a cinco exmilitares

Inician juicio a cinco exmilitares

DDHH: VUELOS DE LA MUERTE EN CAMPO DE MAYO

Cinco exmilitares retirados serán juzgados a partir del próximo 5 de octubre acusados de «organizar, planificar y materializar» los denominados ‘vuelos de la muerte’ de víctimas que estuvieron secuestradas en Campo de Mayo durante la última dictadura cívico militar. El juicio será posible gracias al hallazgo de algunos cuerpos y al testimonio de conscriptos que hicieron el servicio militar en esos años y contaron a la Justicia cómo en el Aeródromo del Batallón de Aviación 601 los detenidos eran ingresados a los aviones que los arrojarían a las aguas del Río de La Plata o del Océano Atlántico.
La secretaría de Derechos Humanos es uno de los querellantes de la causa y su titular, Horacio Pietragalla Corti, explicó a Télam que «la causa se inicia con pruebas contundentes vinculadas al hallazgo de cuerpos en las costas de Magdalena, Verónica, Punto Indio y Las Toninas». «Muchos fueron identificados en Magdalena y enterrados como NN en su momento pero gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se les devolvió la identidad», indicó el funcionario.

Audiencias.
En tanto, el juicio se realizará desde el lunes 5, y cada lunes, a las 9.30, a cargo del Tribunal Oral Federal número 2 de San Martín. También son partes acusadoras la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, el abogado Pablo Llonto en representación de las víctimas, y por el Ministerio Público fiscal intervendrá Marcelo García Berro.
Pietragalla Corti agregó que, desde la asunción del gobierno de Alberto Fernández, existe el «compromiso de acelerar los juicios a fin de evitar la impunidad biológica» debido al tiempo transcurrido desde la comisión de estos delitos de lesa humanidad. El funcionario recordó también «el espanto» que generaron las declaraciones del exmarino Adolfo Scilingo en los años ’90, quien fue detenido y condenado en España a una pena de 1.084 años de cárcel por los vuelos de la muerte. «Todavía recordamos el horror con el que escuchamos a Scilingo admitir que los vuelos habían existido y que eran el destino final de nuestros compañeros», recordó el funcionario.
En este punto destacó la importancia de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia «sobre todo en épocas en las que aparecen consignas que ya creíamos olvidadas reivindicando lo que se hizo en una dictadura que fue feroz y donde se cometieron delitos aberrantes». Consideró que las condenas son entonces «necesarias para contrarrestar esas voces que quieren generar violencia y confusión en la sociedad».

Testimonios.
El juicio rompe la impunidad que hasta hoy tenían este tipo de delitos cometidos por el Ejército, explicó Llonto. Además, a diferencia de los vuelos que partían desde la ESMA -ya juzgados y condenados en 2017- «hay muchos menos sobrevivientes de Campo de Mayo que puedan contar lo que sucedió en esos años». De hecho la causa se sustenta en gran parte en los testimonios de jóvenes soldados que en aquellos años hicieron la conscripción en ese predio. El letrado valoró los testimonios de los exconscriptos que «permiten, con pequeños fragmentos, la reconstrucción del horror». «Los testigos relataron que esos vehículos trasladaban bolsas con cadáveres y jóvenes ensangrentados con indicios de haber sido sometidos a largos cautiverios», subrayó.
Las declaraciones de los exconscriptos fueron posibles en gran parte gracias a una campaña de difusión que se realizó en los años 2009 y 2010, en los medios públicos, en la cual se los convocaba a contar si habían visto u oído algo vinculado con este tipo de delitos.
En tanto, otra de las diferencias de este juicio respecto del realizado en los vuelos de la exEsma es que en aquella oportunidad se trataba de «aviones de Prefectura o de Marina, acá son del Ejército». «Además, Campo de Mayo no estaba relacionado judicialmente con este tema. De esta forma se rompe con la impunidad para crímenes ligados al plan de exterminio», consideró y acotó, «a diferencia de otros lugares son difíciles de reconstruir los vuelos, por la ausencia de registros, pero tenemos la esperanza de encontrar alguna vez, alguna documentación». (Télam)