Inicio El Pais Inició la transición en el Ministerio de Hacienda

Inició la transición en el Ministerio de Hacienda

PONEN EN DUDA LA CONTINUIDAD DE MARCOS PEÑA EN EL GOBIERNO

Tras las reuniones que mantuvo esta mañana con sus colaboradores más cercanos para definir la estrategia de acción que encarará a partir de su asunción, el martes, el designado ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, mantuvo un encuentro de casi una hora con el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, para repasar la agenda cambiaria, tras una semana de fuertes sacudones.
La agenda continuó luego con un encuentro tripartito, al sumar al saliente ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con quien hicieron un repaso de la situación de la cartera. El encuentro fue para acordar la transición, aclararon fuentes cercanas a Lacunza. Tras estos encuentros, prepara su reunión con el presidente Mauricio Macri prevista para este lunes. Será a las 11, en la quinta Los Abrojos.
Además, aseguraron que ambas reuniones fueron en la casa que el ex ministro bonaerense tiene en Tigre y que fueron reuniones de trabajo «para ponerse al día». No dejaron trascender detalles los encuentros, pero con Sandleris, claramente la estrategia adoptada por el BCRA la semana pasada ante la disparada del dólar y las metas monetarias acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) fueron parte del temario.
También habría estado sobre la mesa la estrategia que adoptó el Central respecto de las Leliq y el manejo de la tasa de interés, que viene siendo un instrumento adoptado por la entidad para contener el dólar y la inflación. La evolución de la divisa, la estrategia de intervención y las reservas se sumaron al combo de temas que Lacunza dialogó con el presidente del BCRA.
Las fuentes consultadas destacaron la buena relación que tienen, ya que al inicio de su gestión, Lacunza había designado a Sandleris como subsecretario de Finanzas de la Provincia.

Los próximos desafíos.
El designado ministro tendrá una ardua tarea a partir del martes: por un lado, seguir trabajando en medidas que alivien el bolsillo de la clase media y terminar de implementar algunas ya anunciadas; pero muy especialmente, recibir a los enviados del FMI y tratar de convencerlos de que, pese a los recientes hechos y medidas que tienen alto costo fiscal, el programa sigue en pie y se cumplirá. El principal objetivo oficial será que el board del organismo apruebe la revisión de las metas fiscales y desembolso el giro de 5.400 millones de dólares en septiembre.
Participaron de las reuniones que Lacunza tuvo esta mañana su reemplazante en la provincia de Buenos Aires, Damián Bonari, Sebastián Katz, Milagros Gismoni y Pedro Rabasa, entre otros. La intención de Lacunza es tener preparado un borrador de medidas que pondrá a consideración del Presidente y que se deberían poner en marcha esta misma semana.

Sigue el temblor.
Después de la renuncia de Nicolás Dujovne, en la cúpula de Cambiemos se abrió el debate de qué hacer con Marcos Peña, la otra cara responsable del fracaso político del Gobierno que hundió las chances de Mauricio Macri de reelegir. También hay críticas hacia el consultor Jaime Durán Barba.
La interna entre el ala política que lideran Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal contra el jefe de Gabinete se intensificó en los últimos tiempos. La gobernadora culpa a Peña por frenar sus chances de desdoblar la elección en Provincia, mientras que el jefe de gobierno porteño se convirtió en uno de los dirigentes que más presiona por su salida.
Hay dos temas concretos en los que creen que Peña se volvió perjudicial. Uno de ellos es la gestión. Mientras el jefe de Gabinete impulsa la confrontación con el peronismo, en el Gobierno hay una preocupación ante un tema muy delicado que es acordar una transición sin más sobresaltos. En ese sentido se lee el llamado de Macri a Alberto Fernández y el desembarco de Lacunza como nuevo ministro. «Marcos agitando los trolls no ayuda con esos objetivos», admiten desde el sector más crítico.
El segundo tema que preocupa es la campaña. Es que una de las versiones es que si Peña deja su cargo como jefe de ministros pasará a dedicarse de lleno a la estrategia electoral para octubre, lo que fue acaso su mayor fracaso de los últimos tiempos cuando creía que con su plataforma de Defensores del Cambio tendría la elección asegurada. En este sentido, algunos creen que sería mejor dejarlo en su cargo en el Gobierno pero licuarlo de poder. Permitirle retener Jefatura sólo como una cuestión simbólica y que Miguel Pichetto se convierta en el nuevo jefe de campaña.

Duran Barba, criticado.
Crecen las versiones de que hay una ruptura entre Mauricio Macri y su consultor estrella Jaime Durán Barba. El Presidente se mostró furioso por no haber tenido ningún aviso de lo que se le venía. Y, según trascendió en medios hasta ahora afines al Gobierno, cortó todo vínculo con su gurú ecuatoriano. En respuesta, Durán Barba publicó una columna en Perfil en defensa propia: se titula «Hay que aceptar lo que ocurrió».
«Hace una semana tuvimos la pedantería de confiar en los resultados de todas las encuestadoras que trabajan en el país», sostiene el consultor, quien ya dejó el país. «Se repitió en Argentina algo que pasó en otros países en los últimos años: se equivocaron todas las encuestas, con todas las metodologías posibles, y lo hicieron en una misma dirección», sostuvo en el texto.
«La sociedad líquida hace difícil que las encuestas anticipen el futuro», sostiene el consultor que vendió junto a Santiago Nieto la medición del electorado durante años a Macri. Y luego pasa a defender su oficio: «Las encuestas son parte de la civilización y por el momento no tienen reemplazo». «Haría el ridículo un gerente que dijera que por el fracaso de las encuestas en Argentina es mejor reemplazarlas con el consejo de videntes y políticos con los zapatos rotos de tanto caminar por sus países», comparó al final de la columna. (Infobae/LaPolíticaOnline)