Inicio El Pais Ivana no aparece y buzos rastrillan la zona de las Siete Cascadas

Ivana no aparece y buzos rastrillan la zona de las Siete Cascadas

Ivana no aparece. El tiempo avanza y los investigadores de la Policía de la provincia de Córdoba temen lo peor luego de cinco días son rastros de la mujer de 47 años vista por última vez el jueves pasado en la localidad de La Falda.

En su búsqueda intervienen ya más de 120 efectivos de Bomberos Voluntarios de distintas localidades aledañas y de Defensa Civil. Si bien aún no hay pistas concretas de qué pudo haber ocurrido, la investigación ayer lunes tuvo una novedad importante: Javier Carlos Galván, el novio de Ivana, fue detenido por orden de la fiscal Jorgelina Gómez, luego de mostrar algunas contradicciones en su declaración luego de la desaparición. Galván, irónicamente, fue quien denunció.

Hoy martes fuentes cercanas al caso confirman a Infobae que rastrillan en cerros de la zona con perros y drones el nuevo tramo de la búsqueda es bajo el agua con buzos en la zona de las siete cascadas y en el dique, un lugar turístico muy popular en La Falda.

El paso del tiempo no da espacio para el optimismo. Hay otro dato relevante. Entre la casa que comparten Módica y Galván -que fue peritada por rastros de sangre con resultados negativos- y el lugar donde se lleva a cabo el rastrillaje hay poco más de un kilómetro. “Es una zona de fácil acceso aunque por la vegetación es difícil buscar”, dijo el jefe policial.

El Ministerio Público Fiscal de Córdoba informó ayer lunes que el sospechoso fue imputado por dos delitos: falso testimonio agravado y desobediencia a la autoridad. La primera imputación se dio por contradicciones en sus dichos sobre la desaparición de su pareja y la segunda, por violar la orden de distanciamiento impuesta hace varios meses cuando fue denunciado por violencia de género justamente por Ivana. Según trascendió, la pareja había decidido darle una nueva oportunidad a la relación hace algunos meses, por lo que la denuncia fue archivada. Cerca de la pareja se habla de una convivencia tensa, con elementos de violencia verbal.

Para la detención de Galván, piloto de la Fuerza Aérea, en donde Módica también era empleada, fue clave el aporte de una cámara ubicada en un comercio cerca del acceso a la zona del Dique La Falda y que demostraría que el hombre habría mentido en su declaración. Es que según dijo ante la Justicia, el viernes dejó su casa en horas de la mañana para ir a trabajar y que Módica se había quedado dormida. Esa, supuestamente, fue la última vez que la vio. Sin embargo, las imágenes de la filmación -publica el diario La Voz del Interior– muestran el auto del ahora detenido antes del puente en el acceso al Dique, un lugar conocido como Morecabo.

LA ULTIMA VEZ.

Módica fue vista por última vez entre el jueves 11 a la noche y el viernes 12 a la mañana y, desde entonces, no se sabe nada. La última persona que tuvo comunicación con ella fue su hija Nicole, el jueves por la noche. Fue un intercambio de mensajes telefónicos que se cortó alrededor de las 23. Por eso, los investigadores apuntan -hasta ahora sin éxito- en la localización de testigos que pudieran haberla visto tanto durante la noche del jueves como por la mañana del viernes. El hijo de Ivana, por su parte, ratificó que su madre y su novio habían tenido problemas de pareja.

La última persona que la vio fue su pareja. Hablé con él y dijo que se había ido de su casa para ir a trabajar y ella se había quedado durmiendo. Aparentemente, su plan era ir al cerro en el día. Ella estaba súper contenta y feliz, detalló la hija de la cordobesa. Y agregó: “No creo que haya salido a caminar estando incomunicada. Es súper precavida”.

A raíz de los pocos avances en el caso, el domingo por la tarde unas 300 personas participaron de una marcha en el centro de La Falda para reclamar la aparición con vida de Ivana. En la movilización estuvo Galván.

Al momento de la desaparición, Ivana vestía zapatillas de senderismo de color negro, y tenía una mochila anaranjada con tiras negras. Mide 1,72 metros, tiene tez blanca, cabello largo, rubio y lacio, ojos de color marrón y pesa entre 60 y 65 kilos aproximadamente. Tiene un tatuaje de dos alas en la zona baja de la espalda, no usa piercings ni tiene cicatrices.