Jefe comunal plantó a la gobernadora Vidal

El intendente de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, se retiró ayer enojado del acto que iba a encabezar la gobernadora María Eugenia Vidal en la playa del Museo Mar para inaugurar las playas públicas equipadas.
“No es un lugar digno para un intendente”, dijo Arroyo antes de retirarse acompañado del secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, molesto por el lugar asignado para participar del acto, bajo el sol.
Fue un episodio más de la mala relación con Vidal, aunque fuentes de la administración provincial se mostraron sorprendidas: “Le molestaba el sol, pero fue el mismo protocolo que el año pasado”, señalaron a NA.
“Yo me voy, ustedes hagan lo que quieran”, les dijo Arroyo a sus funcionarios antes de pararse e irse, revelaron medios de prensa locales.
Sobre la arena quedó parte de su Gabinete: la presidenta del Emtur, Gabriela Magnoler; el secretario de Educación, Luis Distéfano; el de Obras, Guillermo de Paz, y el de Salud, Gustavo Blanco.
El intendente esperaba ubicarse en un lugar central dentro del acto, pero los organizadores le informaron que debía ir detrás del vallado con el resto de su gabinete, lo cual no le cayó nada bien, indicó el portal de 0223.
A su vez, La Capital de Mar del Plata informó que los referentes locales del radicalismo también se retiraron del acto cuando fueron notificados de que únicamente en el palco estarían la gobernadora y el diputado nacional Guillermo Montenegro, posible precandidato a intendente por Cambiemos. (NA)