miércoles, 27 octubre 2021
Inicio El Pais Kicillof pidió "no politizar"

Kicillof pidió «no politizar»

REAPERTURA DE BARES Y RESTAURANTES EN LA CIUDAD

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, pidió el lunes «no politizar» la situación que se vive ante la pandemia de coronavirus y remarcó que se está ante una «situación delicada y no en una elección».
Durante una conferencia de prensa que encabezó en La Plata, el mandatario exhortó a quienes «todo el tiempo desinforman o critican lo que haga el Gobierno» a tener en cuenta que es «una situación delicada, de pandemia y no una elección».
Por ello, les pidió «que pongan en pausa esa actitud y esa discusión política hasta poder salir de esta situación´», y analizó que el actual «no es un año electoral, sino de pandemia».
«No es momento de hacer política», dijo y recordó que la Argentina está en un momento en el que «se necesita de la ayuda «de absolutamente todos» al tiempo que cuestionó a «una parte (de la dirigencia) que incentiva y pareciera que busca que la gente se contagie».
«Me eligieron para gobernar y tomar decisiones, no lo voy a hacer con focus group o encuestas sino pensando en el cuidado de la salud», señaló el mandatario y apuntó que «hay discursos difíciles de explicar con la situación actual».
En ese tono, estimó que no se puede «tirar todo el esfuerzo a la basura», pidió «la mayor responsabilidad posible a las autoridades» y reconoció que si bien toda la sociedad desea «volver a las actividades de siempre», ello «no se puede porque hay un virus que mata».
Kicillof estuvo acompañado por la vicegobernadora Verónica Magario; el presidente de la Cámara de Diputados provincial, Federico Otermin, todo su gabinete y la jefa de terapia intensiva del Hospital San Martín de La Plata, Elisa Estenssoro.
También estuvieron los intendentes de Lanús, Néstor Grindetti; La Plata, Julio Garro; Quilmes, Mayra Mendoza; Hurlingham, Juan Zavaleta, y de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.
«Quiero enviar un mensaje de unidad a pueblo de la provincia en esta situación tan complicada», planteó el mandatario e instó a que la sociedad continúe con los cuidados y respete las normas para evitar contagios.
El mandatario provincial indicó que la situación sanitaria del área metropolitana de Buenos Aires «es de una estabilidad tremendamente frágil» y graficó que «antes los casos eran el 5% en el interior de la provincia y hoy están en el 11%».
Expuso que en unos cien municipios del interior, donde viven 4 millones de personas, «uno cada 250 habitantes tiene coronavirus» y remarcó que en el conurbano, donde se registra una población de 13 millones de personas, «es uno cada 60» y en CABA «uno cada 30».

CABA.
En una nueva fase del aislamiento, el Gobierno porteño permitió que los locales con habilitación puedan recibir clientes en las mesas ubicadas en espacios abiertos del exterior con distanciamiento social, uso obligatorio de tapabocas y un máximo de cuatro comensales por mesa, según se estableció en el protocolo aprobado.
«La verdad es que estamos con mucha expectativa de incrementar las ventas y que se acerquen los clientes, fueron cinco meses de mucho sufrimiento», dijo Daniel Romero, encargado de la confitería La Panera Rosa del barrio de Recoleta.
«Esperamos que se vaya acomodando de a poco y generar más trabajo. Vuelve la propina, que es clave para los mozos», aseguró, y precisó que en el lugar trabajaban 14 camareros antes de la pandemia pero ahora solo dos.
El trabajo en los bares comenzó temprano, donde los mozos marcaron con cintas la distancia entre las mesas, se los veía desinfectar los cubiertos y vasos y limpiar todas las mesas con sanitizante antes de la llegada de clientes.
Con esta reapertura, el protocolo aprobado establece que no puede haber servicio alguno en los salones internos, que las mesas deben tener un radio propio libre de 1,7 metros cuadrados respecto de otras, se debe colocar un elemento con alcohol en gel o sanitizante y las mesas deben desinfectarse luego de que se retire cada comensal.
También se aclaró que los trabajadores no pueden usar el transporte público y que deben extremarse las medidas de limpieza en cocinas, salones y el tratamiento de residuos y recepción de mercaderías. (Télam)

Hubo 9.309 nuevos casos
Otras 203 personas murieron y 9.309 fueron reportadas con coronavirus en las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 8.660 los fallecidos y 417.735 los contagiados desde el inicio de la pandemia, informó ayer el Ministerio de Salud.
La cartera sanitaria indicó que son 2.273 los internados en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 60,7% en el país y del 68,8% en la Área Metropolitana Buenos Aires.
Un 70,12% (6.528 personas) de los infectados de hoy (9.309) corresponden a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires. De los contagiados 417.735, el 72,10% (301.195) recibió el alta.
El lunes se registraron en la provincia de Buenos Aires 5.141 casos; en la Ciudad de Buenos Aires, 1.387; en Catamarca, 1; Chaco, 75; en Chubut, 79; en Córdoba, 388; en Entre Ríos, 167; en Formosa, 1; Jujuy, 327; en La Pampa, 4; en La Rioja, 171; en Mendoza, 281; en Neuquén, 104; en Río Negro, 126; en Salta, 159; en San Juan, 2; en San Luis, 62; en Santa Cruz, 37; en Santa Fe, 475; en Santiago del Estero, 40; Tierra del Fuego, 38; y en Tucumán 250.
En tanto, Misiones no registró contagios, mientras que Corrientes (-6) reportó números negativos porque reclasificaron casos a otras jurisdicciones.