Kicillof y Timerman viajaron al G20

REESTRUCTURACION DE DEUDAS SOBERANAS Y FOMENTO DEL EMPLEO, LOS TEMAS QUE PLANTEARA ARGENTINA

El ministro de Economía, Axel Kicillof y el canciller Héctor Timerman viajaron ayer a la cumbre de presidentes del Grupo de los 20 en Brisbane, Australia, con la esperanza de que se acuerde un plan de acción contra el embate de los fondos buitre sobre las deudas soberanas.
Los funcionarios despegaron a media mañana, confirmaron fuentes oficiales a NA, y representarán al país en reemplazo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien continúa en recuperación tras haber estado internada siete días por un problema de salud.
El borrador de un anexo al Comunicado de Líderes previsto para el Summit, al que tuvo acceso esta agencia, defiende la idea de una solución contractual al tema de reestructuraciones de deuda, para que los países no se vean expuestos al accionar judicial de fondos especulativos que compran bonos a precios basura y luego exigen su pago total.

Tratado internacional.
El gobierno argentino pretende una solución que se sustente en un tratado internacional, aunque ya considera como un positivo avance para la crítica situación de su deuda en default que se mencione el tema en la cumbre como parte de una agenda futura a discutir entre los presientes del G20.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sería la encargada de llevar al plenario de presidentes las problemáticas de los países cuyos bonos soberanos cayeron en manos de “fondos buitre”, aunque habría una fuerte resistencia de los Estados Unidos a incluir el tema en la agenda oficial de esta cumbre.
Lo concreto es que el borrador del comunicado plantea la necesidad de establecer una acción colectiva contra las maniobras especulativas y fortalecer las cláusulas del pari passu (igual tratamiento para todos los acreedores), con el objetivo de fortalecer el orden y la previsibilidad de los procesos de reestructuración de deuda soberana.
El borrador está en discusión dado que mientras los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) más algunos europeos como Francia apoyan la iniciativa, la administración de Barack Obama y el país anfitrión de la cumbre, no estarían de acuerdo con incluirlo en la agenda y, menos aún, en un pronunciamiento.

ONU.
El antecedente más reciente que da sustento a las diferencias sobre el tema es la Cumbre de la Organización de las Naciones Unidas de septiembre último, en la que once países se opusieron a la creación de una resolución para definir el marco legal para las reestructuraciones de deuda soberana.
Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón, Canadá, Australia República Checa, Finlandia, Hungría, Israel e Irlanda rechazaron su negativa a la iniciativa de Brasil y Francia de poner en agenda el tema de los fondos buitre, que sí recibió el pleno apoyo de 124 naciones.

CFK.
La presidenta, repuesta del cuadro de sigmoiditis que la mantuvo internada hasta el domingo último, reanudó en Olivos su agenda gubernamental, al recibir al ministro de Economía, Axel Kicillof, junto a otros funcionarios, y firmar el decreto de prórroga de las sesiones ordinarias del Congreso.
Así lo informó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, durante su habitual conferencia de prensa, donde indicó que la Jefa de Estado “ha retomado de una manera incipiente la agenda gubernamental”, pero aclaró que lo hizo “en el marco de la prescripción médica que tiene la presidenta”.
En ese contexto, precisó que “una de las reuniones más trascendente” fue el miércoles con Kicillof, con quien habló sobre la “representación que tendrá Argentina junto al canciller Héctor Timerman en la reunión del G-20 en Australia”.
La mandataria tenía previsto concurrir a la cumbre que se realizará entre el 14 y el 16 de noviembre en la ciudad suiza de Brisbane.
“Hemos compartido esta reunión, también con otros funcionarios de distintas áreas”, aseguró Capitanich al confirmar que participó de los distintos encuentros realizados en la residencia de Olivos.

Actividades.
Al respecto, el funcionario aseguró que las actividades que encabezó la mandataria tuvieron que ver “con el monitoreo del volumen de reservas, tasas de interés, volumen de depósitos”, además se hizo “una supervisión del comportamiento de las variables macroeconómicas”, incluida “la recaudación fiscal con los distintos responsables de las áreas correspondientes”.
Según precisó el funcionario, “eso es trascendente por retomar en forma incipiente de la agenda gubernamental, en el marco de la prescripción médica que tiene la presidenta”. (NA)