Inicio El Pais La brecha de precios entre el campo y la góndola aumentó casi...

La brecha de precios entre el campo y la góndola aumentó casi un 3% durante julio

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa informó que la brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los alimentos agropecuarios subió 2,9% durante julio, en relación a junio pasado.

Mediante un comunicado, la organización explicó que este incremento general se debió al aumento dado en las brechas de la pera, la berenjena y la carne de pollo, principalmente, que experimentaron fuertes bajas en los precios al productor. El pimiento rojo también tuvo una suba importante en cuanto a la disparidad debido a que se elevó su precio en la góndola.

El público pagó, en promedio, 5,15 veces más de lo que cobraron los productores por sus alimentos en sus campos. Esa diferencia en junio había sido de 5,1, es decir, muy similar.

Los datos de este estudio surgieron del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de la CAME en base a importes diarios online de los principales supermercados del país, más de 700 valores de verdulerías y mercados para cada producto, y costos de origen de las principales zonas productoras.

En esta oportunidad se relevaron 25 productos y se constató que 13 de ellos experimentaron una suba en sus brechas de precios entre campo y góndola, y los restantes 12 bajaron.

El informe de la CAME detalla que, en julio, el IPOD agrícola bajó 0,2%, llevando su desigualdad a 5,47 veces, que resulta 13,9% menor a la del mismo mes del año pasado. El IPOD ganadero en tanto, subió 8,7% en el mes, a 3,89 veces. Con esos resultados, la participación del productor en el precio final se redujo 1,7%, a 23,7% promedio.

Los productos con mayores disparidades en julio continuaron siendo los orientados al mercado externo: la pera, donde el valor se multiplicó por 11 veces desde que salió del campo, el limón con una multiplicación de 10,6 veces, la naranja 9,2 veces y la manzana roja 8,0 veces. Entre los alimentos que pasaron este mes al rango de brechas altas, se encuentran la lechuga 6,9 veces, el arroz 6,6 veces, y el pimiento rojo 6,0 veces.

En julio, uno de los productos donde más subió la brecha fue la carne de pollo: la diferencia pasó de 2,39 en junio a 3,3, subiendo 0,9 veces (38,1%). La variación en ese alimento, que suele destacarse por ser uno de los de menor desproporción del mercado, se da por dos cuestiones: por un lado, un aumento de casi 20% en el importe de góndola, y por otro, una caída de 13% en los desembolsos al productor. Sobre lo que sucedió en la góndola, la suba responde al propio proceso inflacionario general de la economía, mientras en los pagos al productor, la caída responde a una estabilización del valor, ya que en mayo había llegado a los $43, monto demasiado alto para el mercado. Según indican los productores, es de esperar que en los próximos meses se estabilice en torno a los $30 – $32. 

Los productos con menores desproporciones en el mes, en tanto, fueron: la frutilla, donde los costos desde que salieron de la chacra apenas se multiplicaron por 1,94 veces logrando una brecha baja, seguido por el tomate 2,34 veces, el huevo 2,45 veces y la papa 2,82 veces.

El trabajo de relevamiento detalla que las diferencias entre lo que reciben los productores por sus producciones y lo que el público paga por estas en las góndolas, están determinadas por un conjunto de comportamientos, algunos especulativos de diferentes actores del mercado. Básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante en el mercado, y otros son factores comunes como la estacionalidad, que afectan a determinados productos en algunas épocas del año, o los costos de almacenamiento y transporte.

Foto: www.lavoz.com.ar