La CGT pide más reivindicaciones

EL GOBIERNO OFRECIO UNA RECOMPOSICION SALARIAL DEL 5%

El Gobierno propuso ayer habilitar a los sindicatos que ya cerraron paritarias a negociar con el sector privado un aumento de hasta 5% en dos cuotas, a cuenta de la cláusula de revisión, pero la CGT exigió atender otros cuatro reclamos suyos en la próxima reunión que mantendrán el martes con el oficialismo para acceder a levantar la convocatoria a un paro general.
La Casa Rosada activó de urgencia el jueves una negociación para intentar hacer desistir a la CGT de concretar su tercera medida de fuerza en la gestión de Mauricio Macri, en una reunión que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, encabezó al mediodía en la Casa Rosada con los miembros de la “mesa chica” de la central obrera.
Allí, Dujovne hizo llegar a los gremialistas una propuesta que consiste en reconsiderar el techo dispuesto para los incrementos salariales, al pasar del 15 al 20 por ciento para este año.
El decreto, que estipula dos cobros (de 2,5% cada uno) durante julio y agosto, ya fue firmado, aseguró el presidente Mauricio Macri.
No obstante, la CGT lanzó una contrapropuesta de cinco puntos que deberían ser tratados por el Gobierno para evitar la huelga general, lo cual se abordará el próximo martes en un nuevo encuentro en la Rosada y tras esa reunión la central definirá si finalmente activa el paro o lo suspende.
Sobre la propuesta oficial, uno de los puntos de la CGT reclama que la reapertura de las paritarias sea “sin ningún tipo de limitación para la discusión, principio que debe sostenerse con las que actualmente están discutiendo aumentos salariales”, lo cual hasta el momento choca con el 5% que fija el decreto presidencial.
Los otros cuatro ítems que plantea la CGT son evitar suspensiones y despidos en los sectores público y privado durante los próximos 6 meses; eliminación del Impuesto a las Ganancias sobre el próximo aguinaldo de julio; devolución de los fondos de las obras sociales sindicales y que no se trate el proyecto de reforma laboral.

Consejo Directivo.
La central obrera oficializó esos pedidos luego de la reunión de Consejo Directivo que mantuvo en su sede de la calle Azopardo, que en un principio iba a realizarse para fijar la fecha de la huelga pero que finalmente, tras la citación de urgencia que hizo llegar el Gobierno en la noche del miércoles, se centró en analizar la propuesta oficial y la contrapropuesta que llevará el próximo martes a Balcarce 50.
“En razón de estas gestiones, el Consejo Directivo abrió un compás de espera hasta el próximo martes aguardando una respuesta sobre la agenda planteada”, informó la central en un comunicado tras la reunión en la sede de Azopardo.
Luego de ese encuentro que mantendrán con los funcionarios, los sindicalistas volverán a realizar una reunión del Consejo Directivo ese mismo día desde las 16.00 y allí anunciarán si hubo acuerdo con el Ejecutivo o si fracasaron las negociaciones y se llamará al paro para este mes.

Propuestas.
Dujovne encabezó el encuentro en el Salón de los Científicos ubicado en el primer piso de la sede gubernamental, junto al secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana; y el jefe de Gabinete del Ministerio de Trabajo, Ernesto Leguizamón (el ministro Jorge Triaca se encuentra en Suiza participando de la Conferencia de la OIT).
Por parte de la central obrera, asistieron los titulares Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña y otros miembros de la cúpula como Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Omar Maturano (Fraternidad), Roberto Fernández (UTA), Abel Frutos (Panaderos) y Jorge Sola (Seguro).
Posteriormente, se hizo la reunión del Consejo Directivo que se extendió por dos horas tras lo cual los popes sindicales se retiraron sin hacer declaraciones.
Hasta el momento, la mayor parte de los acuerdos salariales de este año implicaron un incremento del 15 por ciento con cláusula de revisión, una cifra que quedó atrasada respecto de la inflación y de la devaluación del peso generada tras la corrida cambiaria del mes pasado.
La depreciación del peso impactó de manera marcada en las expectativas de consultoras y economistas encuestadas por el Banco Central, ya que elevaron la previsión inflacionaria de este año al 27,1%. (NA)