Inicio El Pais La emotiva carta de La Garganta Poderosa a Marcelo Zlotogwiazda

La emotiva carta de La Garganta Poderosa a Marcelo Zlotogwiazda

La partida de Marcelo Zlotogwiazda causó profundo dolor. Se fue quizás uno de los comunicadores más coherentes del país y justamente el país lo despidió como se lo merece.

La vida de Zloto pasó por su conocimiento en economía, su profesión, pero también por pasión por el running, donde se lo podía observar corriendo, sobre todo, media maratones (21 k), su distancia preferida.

Esposo, padre y amigo, sus cercanos lo recuerdan como un amante del fútbol, la música y la solidaridad: este ámbito fue el menos conocido porque nuca quiso, que nadie lo sepa, que nadie lo fotografíe, solo ayudaba por ayudar.

La muerte de Zloto fue reflejada, entre otros, por Nacho Levy, de La Garganta Poderosa en una carta que fue publicada por el diario Página 12.

Es que el periodista fue el único que le dio lugar al aire, en su programa de radio, a los comunicadores de revista cultural de orígen villero.

EMOTIVA.

«No quería flores, no las podía aceptar, no las necesitaba, no quería flores para morir, porque nunca las necesitó para vivir. Nunca jamás nada estaba pautado cuando salíamos al aire en cualquiera de sus programas o en ese segmento que nos habilitó todas las semana», dice un tramo de la carta.

«Zloto» era el equilibrio, la moderación pero la pregunta dura, cruda, informada. Nunca comulgó con ningún partido político pero todos los partidos lo recordaron con afecto.

«Justo por allá, calladito, despacito, venía caminando un chabón que sólo conocíamos por televisión y para colmo de primicias, por el canal de noticias del 13, ¿qué les parece? Venía llegando, justo mientras tantos se iban retirando, sin pedir permiso, asumiendo su profundo compromiso ante tanta podredumbre. Y se le hizo costumbre», agrega la carta de Nacho.

Y sostiene: «Muchas veces durante los últimos meses, nos preguntaron por qué hacíamos el segmento semanal a su lado, si no pensábamos igual en todo, ¿por qué?. Por eso, porque lo habilitaba de cualquier modo, por su coherencia, por su transparencia. Porque no tenía careta, tenía una concepción irrestricta del periodismo y su batalla, estuviera quien estuviera del otro lado de la pantalla. Zloto cerraba la boca para escuchar antes de informar, contra la logia del celu y el Abracadabra. Hacía silencio, en el mejor sentido de la palabra. Y no aceptaba cenas en casa de los auspiciantes, ni en el baño de los gobernantes. No sé si eso estará bien o mal, pero Zloto era real y era leal a su convicción, ¿o qué ficción hubiera tenido el cuero para sobrevivir aunque fuera con suero a un salto de TN a C5N?».

Levy cierra: «Hasta el fondo, hasta el fondo de la solidaridad, te vas gritándoles tu verdad, te vas bien lejos de las giladas, te vas con las patas embarradas, te vas corriéndolos por izquierda, ¡o no te vas una mierda! Por favor, quedate amigo, por favor, este mundo se puso feroz. Faltan manos y seres humanos íntegros, como vos, que hoy seguirás juntando alimentos a espaldas de los cuentos que inventan por atrás, ¿o de verdad pensás que te vas? Acá se quedan tu compañerismo, tus ganas de luchar, el ejemplo del periodismo que sabe escuchar. Y no te imaginás cómo nos calma todo este dolor del alma, cómo estremece, cómo inspira».

https://www.pagina12.com.ar/225722-la-despedida-a-marcelo-zlotogwiazda-de-la-garganta-poderosa