Inicio El Pais La historia de Mensun Bound

La historia de Mensun Bound

NACIO EN MALVINAS Y PARTICIPO DE LA BUSQUEDA DEL ARA SAN JUAN

Un buscador de tesoros y arqueólogo marino, nacido en las Islas Malvinas, fue uno de los integrantes del equipo a bordo del barco Seabed Constructor, que encontró al submarino ARA San Juan el pasado 16 de noviembre, a 907 metros de profundidad y a 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia.
Se trata de Mensun Bound, que nació en las Malvinas en 1953 y actualmente reside en el Reino Unido, según reveló ayer el Penguin News, la publicación que se edita semanalmente en las Islas.
“Se decidió de entrada que el tema de mi nacionalidad no se plantearía, ya que era una misión muy sensible y nadie, y menos yo, quería distracciones políticas, aunque si me hubieran preguntado yo había resuelto ser franco al respecto. Pero nadie preguntó”, dijo en la entrevista al ser consultado sobre si las autoridades argentinas sabían que había un isleño a bordo.
En cualquier caso, agregó, “estábamos en aguas internacionales, de modo que, hablando estrictamente, no tenía ninguna importancia. No era un momento para la política. Había, por supuesto, un acuerdo financiero entre la empresa y el gobierno argentino, pero todos nosotros a bordo vimos una misión humanitaria. Mucha gente murió en circunstancias horribles que, de un día para el otro, sumió a sus familias en un dolor de muerte, madres y padres, hijos e hijas, hermanos y hermanas, esposos”.

“El mejor del mundo”.
“Había representantes de la familias a bordo con nosotros y cuando te sientas junto a ellos para comer todos los días, o pasamos horas con ellos observando el fondo del mar, llegas a conocerlos muy bien. Un hombre había perdido a un hijo que tenía la misma edad que uno de mis hijos. No pude menos que sentirme conmovido cuando habló de su pérdida”, señaló Bound.
Afirmó además que “con el Seabed Constructor teníamos por lejos el mejor barco del mundo y todo lo que queríamos hacer, de hecho casi se sentía como un deber, era encontrar ese submarino y brindar algún alivio a las familias. Nada más importaba, ciertamente no la política. Nunca he conocido un proyecto con tal sentido de propósito”.
En la entrevista comentó que, durante la búsqueda del submarino, las Islas nunca estuvieron lejos de sus pensamientos, ya que constantemente podía observar a bandadas de albatros de ceja negra que él sabía que provenían de Jasons West Point y de New Island.
Un día en el puente, por curiosidad, lanzó una línea en el Sistema de Información y Visualización de la Carta Electrónica (ECDIS) para ver exactamente dónde estaba en relación a las Malvinas y ubicó el área de búsqueda precisamente a 300 millas (482.803 kilómetros) al norte de Saunders, una isla que una vez había sido manejada por su abuelo. (Télam)