La Justicia quiere enviar a Sala a una casa en malas condiciones

La líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, quedó más cerca de ser beneficiada con la prisión domiciliaria, luego de que así lo ordenara uno de los jueces que la investiga y en cumplimiento de la cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque aún resta el pronunciamiento de otro magistrado.
El juez de Control 3 de Jujuy, Gastón Mercau, resolvió finalmente otorgarle la prisión domiciliaria a Sala en un inmueble en el dique La Ciénaga, en el departamento El Carmen, mientras que el otro magistrado, Pablo Pullen Llermanos, dispuso que se realice allí una inspección hoy a las 8.30 antes de decidir si se pronuncia en el mismo sentido.
Los abogados que patrocinan a la detenida ya advirtieron a los jueces que esa propiedad no se encuentra en condiciones para ser habitada: explicaron que “fue construida no como vivienda sino para desarrollar allí un centro de rehabilitación de adicciones que finalmente no se pudo concretar” y que tras la detención de Sala “el lugar fue vandalizado y saqueado”.
“La Justicia del gobernador Gerardo Morales dispuso la domiciliaria de Milagro en una casa que no habitaba, que no tiene luz, agua, puertas, ventanas, ni sanitarios. Es una persecución”, advirtió la abogada Elizabeth Gómez Alcorta, que integra el equipo de letrados que patrocina a Sala.

Cuestionamientos.
Por su parte, el gobernador radical Morales volvió a cuestionar la resolución de la CIDH y a través de su cuenta de Twitter señaló: “Es vergonzoso que una delincuente como Milagro Sala tenga el privilegio de prisión preventiva en su mansión construida con plata del pueblo”.
Días atrás, Mercau había ordenado inspecciones en dos inmuebles de Sala para definir en cuál podría alojarse la exdiputada provincial: además del ubicado en El Carmen, también había inspeccionado el del barrio Cuyaya, donde vive el marido de Sala, Raúl Noro.
Pese a que la líder de la Tupac Amaru había pedido ser trasladada al domicilio capitalino, el magistrado dispuso que cumpla con la prisión domiciliaria en el inmueble ubicado en El Carmen, por lo que la decisión final ahora está en manos de Pullen Llermanos.
Mercau tiene a su cargo un expediente contra Sala por asociación ilícita, fraude y extorsión, mientras que el juez Pullen Llermanos también dispuso su detención en febrero de 2016 por el presunto encubrimiento de un homicidio ocurrido en 2007.

Custodiada.
La defensa de Sala reclamó el traslado inmediato desde el penal de Alto Comedero, donde se encuentra detenida desde enero de 2016, pero el juez de control 3 resolvió “diferir el efectivo cumplimiento de la medida a la comunicación por parte de la beneficiaria o sus representantes legales que la vivienda se encuentra en condiciones”.
Y, además, confirmó que recién se llevará a cabo “únicamente si existe resolución en igual sentido de los demás juzgados que hubieren dispuesto una medida de coerción”, esto es Pullen Llermanos.
En su fallo, el juez Mercau señaló que el domicilio donde será alojada Saña tendrá “custodia a cargo de personal de Gendarmería Nacional y colaboración en caso necesario de la Policía de la Provincia” de Jujuy.
También estableció que “podrán ingresar al inmueble un número de personas que no podrá exceder de siete a la vez y en el horario de 7 a 20”, aunque aclaró que “esta restricción no se aplicará a los familiares directos”. (NA)