La ley del aborto obtuvo media sanción

TRAS UNA SESION MARATONICA, DE MAS DE VEINTE HORAS, DIPUTADOS APROBO EL PROYECTO Y PASO A SENADORES

Luego de una sesión maratónica de casi 23 horas, la votación por la media sanción para la ley que legaliza el aborto arrojó 129 votos a favor de representantes de diversas bancadas; 125 en contra y una abstención, lo que disparó los festejos en el recinto y en las inmediaciones del Congreso de militantes de la “campaña verde”, que pese al frío habían mantenido una vigilia a la espera del desenlace.
Como en un “thriller” de suspenso, el punteo de votos había tenido muchas oscilaciones a lo largo de la jornada, en función de cómo se iban revelando los indecisos, pero bien entrada la madrugada se había consolidado una ventaja a favor del “no” que parecía indescontable.
Fue cerca de las 4.00, luego de que Facundo Garretón (PRO), quien había amagado con votar a favor, anunció que lo haría en contra: el legislador tucumano fundamentó su negativa en el resultado de una encuesta online que él mismo había lanzado y en la que, según precisó, se desprendía que “la gran mayoría” de sus co-provincianos estaba en contra de la despenalización.
La percepción de inminente derrota se hizo aún más palpable cuando se conoció que los diputados del Frente Para la Victoria- PJ Inés Lotto y Gustavo Fernández Patri también le darían la espalda a la iniciativa, a contramano de la postura mayoritaria del bloque.

Incertidumbre.
Cuando el ánimo del sector favorable a la iniciativa estaba por el piso y nada hacía presagiar un buen destino, llegó la remontada desde La Pampa: un tuit de Sergio Ziliotto (Justicialista) que informaba que sus compañeros de ruta y co-provincianos Ariel Rauschenberger y Melina Delú habían cambiado su postura y votarían a favor.
A partir de allí la euforia se adueñó del Congreso y la ansiedad llegó a niveles exorbitantes en el comienzo de los discursos de cierre. En ese momento, se sumó la sorpresa del diputado del PRO por Tierra del Fuego Carlos Roma, quien se inclinó por la positiva a pesar de haber participado días atrás de la foto junto a funcionarios del Gobierno que estaban en contra de la despenalización del aborto.
Con vehemencia, la macrista Silvia Lospennato, ferviente militante del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, invitó al pleno de la Cámara a “no mirar para el costado” acerca de las consecuencias de los abortos clandestinos.

Tablero.
La imagen del tablero electrónico, que por un error en el registro exhibió en un primer momento una diferencia de ocho votos a favor, provocó una explosión en el recinto: ya de pie al lado de sus bancas, los promotores del proyecto celebraron con gritos, aplausos y abrazos de emoción.
Luego de la votación en particular, en la que se le introdujeron algunos cambios menores, la iniciativa quedó lista para ser girada en las próximas horas al Senado, donde le espera una discusión tan ajustada como la de la Cámara de Diputados.

Amnistia.
Luego de la votación, Amnistía Internacional celebró la media sanción al considerar que constituye “un crecimiento como sociedad”, un paso fundamental en materia de derechos humanos y, especialmente, “un importante mensaje al Continente”. “Sin lugar a dudas, esto terminará con un círculo en el que las mujeres sólo tienen como opción la cárcel, la clandestinidad o la muerte”, señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, una de las organizaciones globales que más militó en favor de la iniciativa.
“Como hemos afirmado, el derecho internacional de los derechos humanos condena todas las legislaciones que asocien la interrupción legal del embarazo a un crimen”, agregó Belski a través de un comunicado. “Este es un logro del movimiento de mujeres, de la lucha de miles y miles de mujeres que desde distintos espacios y disciplinas no han claudicado. Son muchos años. Hoy Argentina se viste de verde. Este tema está instalado y lo más trascendente es que crecimos como sociedad”, continuó. (NA)

“Las mujeres dejamos de ser invisibles”
El bloque de senadores del Frente para la Victoria-PJ que lidera la ex presidenta Cristina Kirchner confirmó ayer que votará “en su totalidad” a favor del proyecto de legalización del aborto. Horas después de que la Cámara de Diputados aprobará la iniciativa y la girara al Senado, la bancada kirchnerista anunció su postura a través de su cuenta oficial de Twitter. “El bloque de senadoras y senadores del FPV-PJ informa que, en su totalidad, votará a favor de la media sanción de Diputados, atendiendo una demanda de la sociedad que se ha expresado masivamente a través de los Colectivos de Mujeres”, expresaron.
De esta manera, el kirchnerismo aportará los nueve votos que tiene en la Cámara alta al proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.
Además, el presidente del bloque FPV-PJ, Marcelo Fuentes, pedirá a sus pares de otras bancadas “una reunión para avanzar en el tratamiento” el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados, según informó oficialmente el espacio kirchnerista.

Nora Cortiñas.
La titular de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, consideró “un paso muy importante” la aprobación dada ayer por la Cámara de Diputados al proyecto de legalización del aborto y entendió que ese debate “reafirma la democracia”.
En este sentido, la referente de derechos humanos remarcó que, independientemente del resultado que hubiese tenido la votación, ya en sí mismo “el diálogo” que se dio en el marco del tratamiento de esta iniciativa tanto a nivel de comisiones como en el recinto de la Cámara baja “es muy importante”. “Creo que es un paso muy importante porque reafirma la democracia, el derecho a consultar y al diálogo”, aseveró Nora Cortiñas.
Por otro lado, Cortiñas consideró que “la Iglesia no tendría que haber intervenido en estas decisiones” y que, en cambio, “tiene que recordar su comportamiento durante la dictadura cívico, militar, religiosa y económica, donde se torturaba a las mujeres embarazadas y se les provocaba abortos, y la Iglesia no estaba nada preocupada”. No obstante, aclaró que “no toda la Iglesia sino una parte de ella” tuvo ese comportamiento en esa etapa.
Por otro lado, la referente de Madres Línea Fundadora destacó que, con este debate, “las mujeres dejamos de ser invisibles”. (NA /Télam)