Inicio El Pais La pobreza llegó al 35% y la indigencia se ubicó en el...

La pobreza llegó al 35% y la indigencia se ubicó en el 7%

LA UNIVERSIDAD CATOLICA ARGENTINA ADELANTO RESULTADOS DE SU INFORME

El Observatorio de Deuda Social de la UCA anticipó el resultado de un informe sobre pobreza e indigencia. Según los datos de la entidad, en el primer trimestre de 2019 la pobreza se incrementó 3 puntos por encima de los datos de 2018 y la indigencia se elevó un 7%.
Ayer se difundieron los primeros datos del informe elaborado por el Observatorio de la Deuda Social que toma como base los datos de ingresos del Indec que arrojan como resultado que en el primer trimestre de 2019 la pobreza alcanzó 35% y la indigencia se elevó a un 7%. Los datos oficiales y finales recién se conocerán en septiembre y abarcará enero-junio o primer semestre del año.
Esos porcentajes marcan un incremento de al menos 3 puntos – 1.200.000 personas – con relación a la medición de pobreza que, según el Indec, fue del 32% en el segundo semestre de 2018. Las cifras se elaboraron sobre una base de una población urbana de 40,5 millones en la que habría 14.175.000 de pobres, de los cuales casi 3 millones serían indigentes. Respecto del 27,3% del primer semestre de 2018, el aumento de la pobreza sería no menor a 7,7 puntos, equivalente a 3 millones de nuevos pobres.
El informe también expresa que los picos anteriores habían sido en 2001 y 2002 y 2008 y 2009 en un contexto de impacto de crisis internacional. De acuerdo al informe del Indec, en el conurbano bonaerense la pobreza en el segundo semestre de 2008 fue del 35,9%, sumando 4.356.189 pobres. Y la tasa de desempleo en el primer trimestre fue del 12,3%, por encima del 10,1% del promedio nacional, con fuerte predominio juvenil: entre los varones jóvenes del 21,4% y mujeres jóvenes del 27,4%. El incremento de la pobreza estructural desde 2016 fue notoria particularmente en el Conurbano Bonaerense. En 2018 la pobreza estructural afectaba al 23% de los hogares y a 1 de cada 4 personas de esta región.

Razones.
El investigador del Observatorio de la Deuda Social, Eduardo Donza, resaltó ayer que «son varias las razones. Durante los primeros meses del año, los aumentos de los alimentos fueron mayores al promedio general», subrayó y consideró que «todavía no hay una recuperación». De ese modo, afirmó que «hay cuestiones estructurales importantes a tener en cuenta» y remarcó que «la calidad de vida de la población no está solamente asociada al nivel de ingresos de un mes».
Donza puntualizó que esas cuestiones se vinculan con la «calidad y servicios de vivienda, seguridad social, atención médica y asistencia al colegio». «Calculamos valores cercanos al 35 por ciento», indicó el especialista al señalar que «hubo un incremento» dado que 2018 terminó con una estimación ubicada en 32 por ciento.

«Es mucho».
Según sostuvo, «es mucho» el aumento y resaltó que se debe tener en cuenta «el efecto de la devaluación». «Tenemos una economía que reacciona muy rápido con relación a la cotización del dólar», remarcó y argumentó: «Cuando tenemos devaluaciones, que son muchas veces bruscas, tenemos subas muy grandes de precios y en un mercado de trabajo que está más precarizado».
Advirtió en ese sentido sobre «los aumentos de precios y una recuperación de salarios en general menor a esos incrementos». Recomendó que se debe contar con «una estabilización del tipo de cambio para que se estabilicen los precios», aunque aclaró que «con eso no alcanza, es para que no empeore». «Para que haya una mejora, los ingresos de las familias deben recuperar lo que perdieron», afirmó Donza y estimó que «en el mejor escenario, se podría volver a valores de 2015, cercanos al 30 por ciento». (Tiempoar.com.ar /NA)

Reducen presupuesto
La cobertura y presupuesto de los programas sociales del Gobierno de la Ciudad mostraron una disminución en los últimos años, según un estudio del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM). «Necesitamos priorizar este tema. Se necesita recomponer el presupuesto del programa Ciudadanía Porteña y eficientizar su llegada a los territorios vulnerables. El Gobierno de la Ciudad abandonó sus responsabilidades sociales. Se desentiende de los que les ocurre a los porteños», afirmó el director del CEM y precandidato a legislador por el Frente de Todos, Matías Barroetaveña. De acuerdo al estudio, en los últimos cuatro años el Programa Ciudadanía Porteña tiende a disminuir su peso específico en el Presupuesto de la Ciudad. El beneficio consiste en un subsidio, a través de la entrega de una tarjeta de compra precargada. Según el estudio, «la cantidad de hogares cubiertos tiende a la baja y el presupuesto estancado». «En el primer trimestre de este año se subejecutó fuertemente, llegando sólo al 11% de lo proyectado», explicó, al tiempo que indicó que esa situación se da en un contexto de suba de la pobreza en la Capital.