La producción de las pymes se derrumbó 7,3%

INFORME DE CAME

La producción de las pequeñas y medianas empresas industriales cayó en julio pasado un 7,3 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior, al tiempo que acumuló el tercer mes consecutivo en descenso, informó la Cámara Argentina de la Mediana Empresa.
En este mismo período, sólo el 26,1 por ciento de los comercios crecieron, mientras que el uso de la capacidad instalada volvió a bajar.
Por otra parte, sectores como los de alimentos y textiles “se vieron algo favorecidas por la suba en el tipo de cambio real”, señaló el estudio elaborado por el mencionado organismo.
De acuerdo con la CAME, julio fue el tercer mes consecutivo en que la producción de las pequeñas y medianas empresas industriales decrecieron, alcanzando el valor más bajo de la serie desde que en enero de 2008 comenzó la medición.
El documento detalla que en junio la actividad había caído 4,4 por ciento, aunque en lo que va del 2018 acumula un leve crecimiento de 0,1% frente a igual periodo de 2017.

Rubro por rubro.
De los 11 ramos relevados por el organismo, los que más bajas registraron fueron las fabricación de Productos Eléctrico-mecánicos, Informática y Manufacturas (-13,5 por ciento), Papel, cartón, edición e impresión (-10,6 por ciento), Productos de Madera y Muebles (-10,2 por ciento), “Productos de metal, maquinarias y equipos” (-7,9 por ciento), “Calzado y marroquinería” (-7,4 por ciento), “Material de Transporte” (-6,6 por ciento), “Productos textiles y prendas de vestir” (-6,3 por ciento), “Alimentos y bebidas” (-6,0 por ciento), “Productos de caucho y plástico” (-5,6 por ciento), y “Productos químicos” (-4,3 por ciento).
Para la CAME, el aumento en el tipo de cambio real favoreció a otros rubros puntuales que pudieron aprovechar la diferencia de cambio para exportar, como por ejemplo el vino.
El sector en el que más empresas progresaron en la comparación anual fue ‘Indumentaria y Textil’ donde el 36 por ciento de firmas tuvieron crecimiento, aunque la cifra sigue siendo menor a la alcanzada en junio pasado.
La encuesta muestra además que sólo el 17 por ciento de las firmas consultadas dijo tener planeado nuevas inversiones hacia adelante.

Dinámica del proceso.
El economista Gustavo Reyes afirmó que la coyuntura económica está dominada por una serie de factores recesivos y señaló que “de seis de ellos considerados determinantes, ninguno escapa a esa tendencia”.
“Esto incluye el comportamiento del clima, el impacto de la política fiscal y monetaria, la trayectoria del mercado laboral, del sector externo y de los indicadores de confianza”, afirmó.
Precisó que “sin embargo, de acuerdo al REM del Banco Central, por su profundidad y extensión, la actual recesión no se habrá de diferenciar demasiado de los ciclos contractivos de 2013-2014 y 2015-2016, bastante menos negativos que episodios como los de 2009 y los de las grandes crisis del pasado”.
“De cara a los próximos trimestres, es factible que se alivie el lastre que significan las políticas fiscal y monetaria sobre el nivel de actividad, que la recuperación de la agroindustria sea muy significativa y que el sector externo contribuya positivamente al PIB de la mano de las exportaciones”, añadió.
Aseguró que “de todos modos, se requiere un trabajo más sistemático y coordinado para lograr una recuperación sostenida del factor confianza, clave para la inversión y el consumo”. (NA)