Inicio El Pais La soja, almacenada y sin venderse

La soja, almacenada y sin venderse

AUN CON ALTO PRECIO INTERNACIONAL Y RETENCIONES REDUCIDAS

Las ventas de soja por parte de productores argentinos continúan sin concretarse a pesar del aumento de su precio internacional, que ya que se ubica en los mejores niveles de los últimos seis años, y la rebaja temporal en los derechos de exportación, que ya está cumpliendo su segundo mes sin ofrecer los resultados esperados.
Según cálculos de la industria publicados por BAE Negocios, en manos de los productores quedan entre 7 y 8 millones de toneladas sin vender, que a precios actuales representarían unos 3.000 millones de dólares. En el cierre del sábado en Chicago, la cotización de la soja cerró su séptima suba consecutiva y llegó a 439,15 dólares, impulsada por el clima en Sudamérica y una demanda sostenida desde China.
Otras estimaciones privadas calculan que las ventas de poroto de soja sumaron entre el 2 y el 20 de noviembre unas 783,5 toneladas, que generaron divisas por 319.000 millones de dólares. En cuanto al maíz, las ventas ascendieron a 681.078 toneladas durante este período, por un total de 152,5 millones de dólares. En este caso, los productores aprovechan la tendencia alcista del cereal en Chicago, que en la rueda del sábado subió su cotización en 1,8%. El resto de las declaraciones de venta se completaron con 243.944 toneladas de aceite de soja, por 200,7 millones de dólares y 618.365 toneladas de harina de soja, por 278,2 millones.

Menos que en 2019.
Así, la liquidación parcial de divisas para noviembre alcanzó unos 631,5 millones de dólares, mientras que en octubre el complejo granario declaró ventas por 1.715 millones, según las cifras publicadas por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC). Al comparar el ritmo de ventas, entre el 6 y el 27 de octubre se declararon 4.715 toneladas de poroto de soja, 717.509 toneladas de aceite de soja, 1,19 millones de toneladas de maíz y 1,8 millones de toneladas de harina de soja. En noviembre las operaciones comerciales suelen bajar su ritmo, pero este año resultan menores a 2019 aunque el año pasado se dispararon por el triunfo de Alberto Fernández y los rumores sobre un cambio en el esquema de derechos de exportación.
Fuentes de la industria citadas por BAE reconocieron que si aunque se percibe alguna mejora en la intención de venta, el complejo de crushing «sigue con importaciones hasta diciembre, porque es la única forma de mantener encendidas prendidas las fábricas de molienda y exportar». Un dato para tener en cuenta es que complejo emplazado en la zona de influencia del puerto de Rosario está trabajando casi a la mitad de su capacidad operativa, afectado también por la crítica situación de la industria del biodiésel.
Según datos oficiales, en 2019 ingresaron 4,14 millones de toneladas de granos de soja. De esta cifra 3,5 millones de toneladas corresponden a Paraguay, 375.000 toneladas a Brasil y 286.000 a Estados Unidos. Y el acumulado entre enero y octubre registra 4,5 millones de toneladas, cifra que supera a las importaciones globales del año pasado.