viernes, 20 septiembre 2019
Inicio El Pais La triste historia del mejor amigo de Carlos Tevez

La triste historia del mejor amigo de Carlos Tevez

La exitosa serie «Apache», sobre la infancia de Carlos Tevez, dirigida por Israel Adrián Caetano, dejó numerosas historias alrededor.

Pero, sin embargo, la más punzante, y comentada por el público, fue la de Darío «Cabañas» Coronel: el mejor amigo del crack boquense.

La historia de Darío Coronel (llamado Danilo Sánchez en la ficción) fue quizás igual de comentada que la del propio Tevez.

La serie, estrenada el viernes en Netflix, es una biopic de la difícil infancia de «Carlitos» en el Fuerte Apache. Relata su dura vida familiar, su pasión por el fútbol y sus logros deportivos iniciales.

La historia se desata de manera simultánea con la de su mejor amigo «El Uruguayo» Danilo Sánchez interpretado por el joven actor Matias Recalt: furor en las redes por un desempeño descollante.

La historia de Danilo fue protagónica aunque con algunas pequeñas variaciones de ficción.

Para muchos fans la serie gira en torno a él.

EN LA VIDA REAL.

Coronel, paraguayo, por eso el alias de «Cabañas», en alusión al futbolista paraguayo Roberto Cabañas, y Tévez nacieron el mismo año (1984) y en el mismo barrio.

Eran mejores amigos. Nunca se separaban. Jugaron al fútbol en All Boys, Villa Real y Santa Clara (los tres clubes de baby fútbol).

Cuando tenían 10 años ambos se fueron a probar a Vélez pero solo quedó Coronel que reunía talento de crack.

Hasta el propio Tevez reconoció públicamente que era mejor que él.

Pero con el tiempo Darío se equivocó, comenzó a juntarse con la banda de los «Back Street Boys», dentro del nudo 1 del Fuerte Apache, cuyos integrantes, en su mayoría, murieron en enfrentamientos con la Policía o con bandas rivales.

Coronel, ya jugador de Vélez, era amado por los entrenadores y le auguraba un futuro brillante. Lo echaron varias veces del club por robo pero luego lo volvían a buscar.

De a poco su vida giró en torno a las adicciones a las drogas, al robo y se convirtió en líder de una de las bandas criminales del barrio.

Mientras Tevez siguió jugando, y creciendo, Coronel dejó el fútbol por completo y, acorralado por la Policía, tras el robo a un Casino, se quitó la vida.