La Argentina acordó con el Club de París y salió del “default”

Argentina y el Club de París alcanzaron ayer por la madrugada un acuerdo para regularizar la deuda en default arrastrada con esos países. Luego de una prolongada reunión en la capital de Francia que se extendió durante más de diecisiete horas, los miembros del foro de acreedores y el equipo económico se pusieron de acuerdo en el mecanismo de pago.
La deuda se cancelará a lo largo de los próximos cinco años y contempla un desembolso inicial en efectivo por 1.150 millones de dólares: un pago inicial en concepto de capital de 650 millones de dólares se realizará en julio de 2014 y los restantes 500 millones de dólares se entregarán en mayo de 2015. Como solicitó Argentina, el FMI no participará de la operatoria. El acuerdo estableció un pago mínimo que deberá afrontar Argentina por año y fijó un criterio de pagos adicionales en caso de incremento de las inversiones provenientes de los países miembros del Club. Si durante el plazo de cinco años, las inversiones adicionales fueran insuficientes para cubrir la deuda total, el país puede posponer los vencimientos hasta dos años.

Kicillof.
“Con el acuerdo alcanzado Argentina cierra un capítulo más de la triste historia del sobreendeudamiento que condujo al default. El esquema de pagos acordado reduce sensiblemente el costo financiero de esta deuda impaga, que actualmente acumula intereses y punitorios a una tasa promedio cercana al 7 por ciento. El acuerdo asumido garantiza la sustentabilidad de los pagos de los compromisos financieros como un todo, es compatible con el perfil de vencimientos que tiene el país en el futuro y no implica condicionalidad alguna para llevar adelante sus políticas económicas. El acuerdo constituye un paso importante para promover la inversión en Argentina”, afirmó el ministro Axel Kicillof a través de un comunicado.

El Club de París.
La conducción del foro estuvo a cargo del director general del Tesoro francés, Ramón Fernández, pero también participaron del convite representantes de todos los acreedores, ya que las soluciones deben alcanzarse por consenso. El Club de París está compuesto por 19 países, pero los pasivos impagos de la Argentina corresponden a 15 miembros más Israel, que es miembro adherente del grupo. Alemania y Japón concentran el 60 por ciento de la deuda total. Sigue Holanda, Italia y Estados Unidos, con acreencias que no superan el 8 por ciento del total cada uno. El resto son pasivos más pequeños.

Acuerdo favorable.
Pasar a un cuarto intermedio y retomar las conversaciones sin alcanzar el principio de acuerdo habría frustrado los avances logrados en la jornada. Por eso, los funcionarios argentinos buscaron sostener abierto el diálogo hasta lograr el consenso de todos los miembros. Desde el equipo económico consideran que el acuerdo propuesto por Argentina es favorable, ya que promueve inversiones productivas en el país a cambio de la cancelación del pasivo en cuotas. Dependiendo del mecanismo de pago que se establezca, por ejemplo si contempla la entrega de bonos, el Gobierno deberá enviar al Congreso un proyecto de ley que permita instrumentar la operación.

Salida del default.
Concretar la salida del default con el grupo de acreedores soberanos forma parte del proceso de regularización de pasivos encarado por Argentina después de la crisis de 2002. No es el primer intento. A lo largo de los últimos años se registraron diferentes tentativas que fueron abortadas: en septiembre de 2008, CFK anunció que se cancelaría en un pago con reservas del Banco Central por 6706 millones de dólares. A los pocos días del anuncio cayó el banco Lehman Brothers y se desató una grave crisis internacional. Frente al estallido, primó la precaución y se dejó el pago en suspenso. Los intentos de 2010 y 2011 tampoco prosperaron.

Objetivo.
El equipo económico considera que los requerimientos de divisas están cubiertos este año. Por eso, advierte que el objetivo no es allanar el camino para una inminente emisión de deuda externa en el mercado internacional. No obstante, en el corto plazo destrabaría restricciones financieras para los flujos de Inversión Extranjera Directa.

Compromisos impagos.
Alrededor de la mitad de los compromisos impagos son previos a 1983, fundamentalmente tomados durante la última dictadura militar. El 9 por ciento de la deuda corresponde al gobierno de Raúl Alfonsín, mientras que el 42 por ciento restante se asumió durante los mandatos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa. (Télam)

“Es un día muy importante”
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer que el acuerdo entre la Argentina y el Club de París constituye “la primera vez en la historia” de ese foro internacional, en que “un país en nuestras condiciones negocia sin la intervención del FMI y sin restringir la autonomía que debe tener como país soberano”.
Cristina adelantó que Kicillof dará hoy una conferencia de prensa en la que brindará precisiones sobre el acuerdo.
Durante un acto transmitido por cadena nacional, la Presidenta expresó su felicitación al equipo económico que participó de la negociación y manifestó su satisfacción por haber logrado un acuerdo “contra todos los pronósticos”.
“Estuve levantada hasta la 1.30 AM y ya eran las 6.30 en Francia, de una reunión que había empezado a las 10 de la mañana y culminó a esa hora, cuando pudimos arribar a ese acuerdo”, detalló Cristina.
“No somos, como dicen los (fondos) buitres, deudores seriales” continuó la Presidenta, tras lo cual subrayó que “son ellos, el capital financiero, depredadores seriales no sólo de nuestra economía sino de varias economías del mundo”. Más temprano, a través de su cuenta de Twitter, la Presidenta había resaltado el día de ayer como “un día muy importante para la Argentina, con el acuerdo por la deuda del Club de París y la invitación a la cumbre Brics en Brasil”.

Arreglo actual.
Respecto del acuerdo, la jefa del Estado recordó que esa deuda “se originó en 1956, después del derrocamiento de (Juan Domingo) Perón que dejó al país sin deuda externa”.
Dijo que el arreglo actual comprende la deuda que en gran parte “se originó antes del año 1983 y se incorporó en el presupuesto público en 1986”.
En ese marco, aseveró que “el financiamiento que obtendremos para nuestro país no será, como ya ha ocurrido en otras décadas, para el gran casino financiero”, sino que será “financiamiento para infraestructura, para desarrollo, para tecnologí-a, y para el futuro de todos los argentinos”.

Brics.
Por otra parte, explicó que “los Brics son Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, y ayer (miércoles) invitaron a nuestro país a la cumbre que tendrán en julio”, y destacó: “La invitación fue a nuestro país, bien digo, no a esta Presidenta, y no a tomar el té con masas, como parecería por algunos titulares muy, muy, muy chiquititos”.
Cristina recordó que integran “los Brics el país de mayor superficie del mundo, Rusia; el de mayor población, China; y nuestro principal socio comercial, Brasil”. Asimismo, la Presidenta señaló que los BRICS representan “aproximadamente un cuarto del Producto Interno Bruto (PIB) mundial”. (Télam)

Apoyo de la oposición
Dirigentes de distintas corrientes políticas manifestaron ayer su apoyo al acuerdo alcanzado con el Club de París.
El diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, consideró a través de su cuenta de Twitter que “el acuerdo con el Club de París es una señal positiva y un paso importante de cara al futuro de la Argentina”.
Por su parte, el jefe de la Unión Cívica Radical (UCR), Ernesto Sanz, declaró ayer que “el acuerdo con el Club de París es una buena noticia” y lo calificó como “un gesto en el camino correcto para que Argentina retome normalidad”.
En un comunicado difundido ayer, el senador radical celebró la medida aunque consideró que Argentina “podría haber acordado hace cuatro o cinco años”.
En un sentido similar se pronunció su correligionario, el diputado nacional Ricardo Alfonsín, quien consideró que “es una buena noticia”, aunque aclaró que “si hubiéramos negociado antes en una situación económica de mayor fortaleza, nos hubiéramos ahorrado problemas y costos innecesarios”.
El diputado nacional y presidente del Partido Socialista (PS), Hermes Binner, también opinó que el acuerdo firmado por el Gobierno con el Club de París “resulta necesario para resolver el problema de la rápida inserción de la Argentina en el mercado de capitales”.
Por el contrario y con una posición crítica, el diputado nacional Claudio Lozano, de Unidad Popular (UP), rechazó “la decisión gubernamental de avanzar en un acuerdo con el Club de París”. (Télam)