Inicio El Pais Las Madres y Abuelas con Alberto

Las Madres y Abuelas con Alberto

El presidente Alberto Fernández reafirmó ayer el compromiso de su gobierno de mantener «siempre abiertas» las puertas de la Casa Rosada para los referentes de los organismos de derechos humanos, a quienes elogió por su lucha, luego de una reunión con dirigentes de varias organizaciones, la primera realizada desde su asunción en diciembre último. «Si alguna vez alguien les cerró la puerta fue un canalla. Para mi es un honor recibirlos y me siento una hormiga ante ustedes porque son inmensas», dijo el presidente a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.
«Estela (de Carlotto), Taty (Almeida) y los organismos de Derechos Humanos saben lo que siento por la lucha que han llevado adelante: una inmensa admiración; por eso les digo que no necesitan pedir audiencia. Para luchadores y luchadoras de su talla, las puertas de esta casa están siempre abiertas», escribió el Presidente en su cuenta de Twitter.
Fernández puso en palabras, a través de esa red social, su síntesis del encuentro que ayer mantuvo con 13 dirigentes de organizaciones, entre ellos, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; la referente de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora Taty Almeida, y Lita Boitano, de Familiares de Detenidos-Desaparecidos. También estuvieron la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla.

«Un hijo».
Almeida calificó a la reunión de «esperanzadora y gratificante» y Carlotto destacó «la sensibilidad del Presidente» y su «promesa en resolver los temas en tiempo y forma». Allegados a los organismos contaron que la profundización de la búsqueda de nietos apropiados, el avance de los juicios a represores por delitos de lesa humanidad y la desclasificación de los archivos de la última dictadura militar fueron algunos de los temas analizados en la reunión.
«Volver a tener esta etapa democrática con un amigo y compañero y hablar con él como si estuviéramos con un hijo al lado es muy importante y, lógicamente, sus responsabilidades son muy grandes», comentó Carlotto. Confió, además, que durante el encuentro, el jefe de Estado manifestó que Argentina «no tiene presos políticos», sino que hay dirigentes que «están siendo víctimas de una persecución política, que es otra cosa».

Espacios perdidos.
En el encuentro quedó acordado que la ministra Losardo será una suerte de nexo primario «para recuperar los espacios perdidos durante el anterior gobierno nefasto», reseñó Carlotto. «Tenemos en Alberto y Cristina (Kirchner) un cien por ciento de confianza porque tenemos lo mejor de nuestra historia política», resaltó la titular de Abuelas, y en esa lista sumó también a los ex presidentes Raúl Alfonsín y a Néstor Kirchner.
El jefe de Estado les respondió: «Ustedes tienen un lugar ganado en la historia porque tuvieron el coraje de levantarse y contarle al mundo lo que estaba pasando en nuestro país y convertir ese dolor en fuerza para que los responsables sean juzgados». «Parece mentira volver a esta Casa, que estuvo tomada por cuatro años», se emocionó Almeida, tras la reunión, en la que se compartió café con leche y medialunas.
Del encuentro también participaron representantes de H.I.J.O.S., APDH y APDH La Matanza, la Liga Argentina por los Derechos Humanos, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Familiares y Compañeros de los 12 de Santa Cruz, y El Movimiento Ecuménico, entre otros. (Télam)

Respaldo a Kicillof
El presidente Alberto Fernández sostuvo ayer que «no está previsto» que el gobierno nacional auxilie a la provincia de Buenos Aires por el vencimiento de su deuda pero pidió «paciencia» para hallar soluciones, y confió en un acuerdo con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para reducir la coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires. Además, el mandatario afirmó que su administración no tiene una «política de la denuncia» contra la administración anterior, aunque subrayó que «el que haya cometido un delito deberá responder» ante la Justicia.
De todas maneras, Fernández salió en defensa del gobernador Axel Kicillof, al que, dijo, «lo trataban como el culpable» de la situación del distrito cuando «en verdad, los únicos culpables son los que destruyeron la economía en la provincia y la endeudaron como la endeudaron».

Seguridad.
Por otro lado, el Presidente reiteró que la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, «expresa» lo que él cree en la materia y tiene «todo su aval», al hacer referencia a las diferencias con el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, sobre el uso de las pistolas Taser, entre otros puntos. «Para que haya una pelea hacen falta dos, y yo no me estoy pelando con nadie», aclaró.
Pero a la vez advirtió, contra la llamada ‘mano dura’, que «no es verdad que para combatir el delito hace falta disparar pistolas eléctricas sobre la gente o que para preservar la seguridad hace falta avalar que un policía dispare por la espalda sobre otra persona que escapa». (Télam)