Inicio El Pais "Llevate el rostro de los pobres"

«Llevate el rostro de los pobres»

FUERTE CRITICA DE LA IGLESIA A MACRI POR PROMESAS INCLUMPLIDAS

El presidente Mauricio Macri participó ayer en Salta de la misa de la Fiesta del Señor y la Virgen del Milagro, en la que el arzobispo Mario Antonio Cargnello afirmó que «los pobres no son una molestia, son una oportunidad» y pidió a la dirigencia política no creer que «la historia debe hacerse desde la pelea» sino «construir juntos una nueva sociedad».
De la celebración participaron también la esposa del presidente, Juliana Awada, el gobernador salteño y candidato a vicepresidente por Consenso Federal, Juan Manuel Urtubey, junto a su esposa Isabel Macedo, y otras autoridades nacionales, provinciales y municipales.
Macri había dicho a la prensa que llegó a Salta para «rezar como uno más por el futuro de todos los argentinos», al participar de la tradicional misa, invitado por el arzobispo Cargnello, que encabezó la celebración en el atrio de la iglesia Catedral y realizó una fuerte crítica hacia Macri, a quien lo recriminó por no haber cumplido su promesa de «pobreza cero».

Ceremonia y crítica.
La homilía de la ceremonia estuvo a cargo del obispo Octavio Ruiz Arenas, colombiano y secretario del Dicasterio para la Nueva Evangelización del El Vaticano, pero sobre el cierre de la celebración tomó la palabra Cargnello, que, tras agradecerle al Presidente su presencia, eligió hablarle directamente «de corazón a corazón» e hizo extensivo su mensaje al resto de los funcionarios y candidatos.
«Esto que digo vale para todos y para todo lo que se juega en el mundo de la política: Los pobres no son una molestia. Son una oportunidad. Los pobres son maestros que nos enseñan», dijo el arzobispo salteño, quien tomó el ejemplo de los mineros que trabajan en La Puna y que peregrinaron durante días con temperaturas que durante la noche alcanzaban los 15 grados bajo cero, que son «gente humilde» que trabaja para «darle riqueza a la república».
«Ellos vienen juntos, el dueño de la mina, el gerente y el último de los mineros. Y provocan una nueva sociedad. ¿No es posible venir juntos caminando por la historia? ¿Por qué creemos que la historia tiene que hacerse desde la pelea? Nos lo enseñan los pobres», aseveró el arzobispo. «Por eso Mauricio, has hablado de la pobreza. Llevate (entonces) el rostro de los pobres. Son dignos, ¡son argentinos!», exclamó el prelado.
Y cerró, entre aplausos de la gente: «Son respetuosos y merecen que nos pongamos de rodillas delante de ellos. Vale para todos hermanos, nada más». Al finalizar la misa, el presidente Macri se dirigió a la Curia donde mantuvo una reunión con Cargnello.

Visita fugaz.
La visita de Macri en Salta fue breve y pasó a desapercibida por la mayoría de los salteños, más concentrados en la procesión de esta tarde que en la campaña política. Sin embargo, al llegar a la Catedral un grupo de personas lo recibió vitoreando el clásico «Sí se puede». Antes en el aeropuerto el presidente fue recibido por autoridades provinciales y municipales y por los candidatos que lleva Cambiemos en Salta.

Visita con polémica.
La presencia del Presidente Mauricio Macri en la ciudad Salta generó mucha polémica entre diferentes líderes religiosos de la capital provincial. Es que en la previa del encuentro, el presbítero Raúl Méndez consideró que la visita de mandatario es «inoportuna» y «una provocación» por las «circunstancias» en las que está la Argentina, haciendo referencias a la crisis económica y social que atraviesa el país.
«Lo más razonable es que suspenda semejante previsión y nos deje tranquilos. Mas bien que se ocupe de resolver los graves problemas en que embarcó al país», había manifestado Méndez en declaraciones a una radio local.
Por el contrario, el arzobispo Mario Cargnello defendió el viaje del Presidente en la provincia y aseguró que se «atrevió a invitarlo» porque lo «honra» su presencia y recordó que la invitación se hace a todos los jefes de Estado.
La misa se dio en el marco del tercer y último día de la procesión en honor al Señor y la Virgen del Milagro y la renovación del Pacto de Fidelidad, que este año se llevó adelante bajo el lema «Caminemos juntos como Iglesia peregrina, hacia adelante». (Télam/Página 12)