Inicio El Pais Los beneficios de la cosmética natural

Los beneficios de la cosmética natural

La cosmética natural, además de ser considerada una aliada del medio ambiente, se afianza como una de las mejores opciones para preservar la piel, en especial la más sensible, según destacan los expertos.

Con el cambio climático como gran amenaza para la humanidad, nuevas corrientes surgieron en los últimos años en pos de corregir errores que derivaron en esta tragedia, y el consumo consciente se convirtió en una de ellas. Ese consumo consciente tiene como objetivo no sólo acceder a alimentos libre de pesticidas, sino que también cuestiona toda la cadena productiva de cada elemento que la gente utiliza a diario.

La idea es entender que aquello que cada uno consume puede ser también parte de un proceso de intercambio amigable con la salud y el entorno, en una relación que se retroalimenta. En ese marco, la cosmética natural, además de ser una gran aliada del medio ambiente, se afianza como la mejor opción para preservar la piel, en especial la más sensible.

«Lejos de ser sólo una rutina de belleza, proteger la piel es muy importante, ya que es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, sobre todo la que es susceptible de irritarse o es más delgada que el resto», dijo la especialista Raisa Diesel (MN 16494). Además agregó que «no cuidarse o hacerlo incorrectamente, tiene consecuencias que no son inmediatas, pero sí acumulativas, y cuando se hacen visibles revertir el daño es muy difícil».

«La aparición de granos y puntos negros pueden resultar de una inadecuada o insuficiente limpieza e hidratación. El daño causado por la falta de cuidado y protección a la exposición solar desencadena la aparición de manchas y envejecimiento de la piel, pudiendo evolucionar a cáncer», señaló la especialista.

«Para nuestro cuerpo no sólo importa el cómo sino también qué tipo de productos utilizamos: el consumo consciente parte de productos formulados a base de frutas y vegetales, a diferencia de aquellos que están elaborados con aceites minerales, glicoles, siliconas, colorantes, fragancias sintéticas y conservantes. Cuando incorporamos estos nutrientes absorbiéndolos a través de la piel, los labios o el cuero cabelludo su accionar y beneficio es directo y puro, y no tiene consecuencias con el medio ambiente», explicó.

Al detallar las zonas sensibles, mencionó al contorno de ojos como una de las principales, porque la piel es mucho más delicada, y por ende, reacciona instantáneamente a todos los productos a la que se vea expuesta. A diferencia del resto del cuerpo, la piel que recubre el ojo es mucho más delgada y cuenta con menos vasos capilares que disminuyen la irrigación sanguínea. Además, es menor la generación de colágeno y la elastina, componentes que mantienen tensa y flexible la piel, y que son más pobres en esta zona, visibilizando un deterioro más rápido y avanzado, que evidencia con mayor dureza el paso del tiempo.

Otra zona altamente sensible es para mucha gente la del cuero cabelludo, y esto se traduce en enrojecimiento, ardor, picazón, caspa, etc. En muchos casos, la causa de esas reacciones es el shampú utilizado. Por eso se recomienda utilizar shampúes neutros, que disminuyan la secreción de sebo sin generar irritaciones, basados en aceites naturales.

«Si los productos que utilizamos a diario son orgánicos, cultivados sin fertilizantes químicos sintéticos, hormonas, pesticidas y no están genéticamente modificados, es posible una consciencia y un compromiso no sólo con nuestro cuerpo, sino también con el mundo que nos rodea», concluyó Diesel. (NA)