Inicio El Pais "Los extrañamos mucho"

«Los extrañamos mucho»

REALIZARON MARCHA A UN MES DE LA MASACRE DE MONTE

En San Miguel del Monte va a ser imposible olvidar el significado que el skate tiene, desde el pasado 20 de mayo, para su comunidad. Es el símbolo que encontraron para recordar a Camila, Danilo, Gonzalo y Aníbal, que hace exactamente un mes perdieron su vida al chocar contra un camión mientras eran perseguidos a tiros por la policía. Y para abrazar a Rocío, la única sobreviviente de la tragedia que este miércoles «festejó» su cumpleaños número 14 en el Hospital El Cruce, al que viajó junto a su familia para agradecer a los médicos y enfermeros que luego de 24 días de internación y tres operaciones salvaron su vida.
Es por eso que ayer, a un mes de la «Masacre de Monte», la comunidad decidió, para homenajear a las víctimas y renovar el pedido de justicia, reunirse en el «Skate Park» y marchar hasta Plaza Alsina, donde los chicos se juntaban a rapear, cantar y andar en skate. «A lxs pibxs lxs recordamos haciendo lo que ellxs disfrutaban». Esa fue la consigna de la marcha. Los familiares, amigos y vecinos de las víctimas convocaron a «llevar una tabla» y «algo para stencilear».

Recuerdo.
Desde temprano, sobre el parque lindante al Skatepark, fueron clavadas con dolor algunas cañas y palos que sostenían cartones de colores con imágenes de Camila (13), Rocío (14), Danilo (13), Gonzalo (14) y Aníbal (22). Susana, la mamá de Gonzalo, llegó un rato antes de las 14. Con paso lento, y la mirada triste, fue abrazada por uno de los hermanos de Danilo ni bien llegó al lugar de encuentro. «Esta marcha es muy importante porque está todo el pueblo unido pidiendo justicia. Quiero que la muerte de mi hijo no sea en vano», dijo Susana. «Quiero que este pueblo siga siendo lo que era, un pueblo tranquilo», agregó, conmovida.
Los chicos, tabla en mano, comenzaron a llegar pasadas las 14. El Skatepark, en seguida, fue escenario de piruetas y trucos de skate que capturaron la atención de los más grandes, que a un costado compartían sus recuerdos sobre los jóvenes asesinados. «Me acuerdo que Danilo, el último tiempo, andaba recontento porque le había hecho la pata con una chica. Gonzalo también. Se creían unos galanes», recuerdan Brian (15) y Thiago (14) con una sonrisa, a un costado de la pista.
«Siempre nos juntábamos en la plaza, rapeábamos, andábamos en skate. Los extrañamos mucho, sentimos mucho dolor, mucha bronca por lo que hizo la policía. Si pudiera decirles algo, una última vez, les diría que bajen un ratito acá, con nosotros, que los extrañamos», agregaron, ya con la mirada sobre el piso.
A las 14.30, luego de los abrazos y las primeras lágrimas de la tarde, los familiares, vecinos y organizaciones sociales que se acercaron a brindar su apoyo salieron rumbo a la Plaza. Al frente, sosteniendo una bandera que «exige la verdad», iban los padres y hermanos de Rocío y de los 4 chicos que perdieron su vida «a manos de la policía», cómo repiten una y otra vez.

Persecución.
El pasado 20 de mayo, Camila (13), Rocío (14), Danilo (13), Gonzalo (14) y Aníbal (22) viajaban a bordo de un Fiat Spazio. Iban a las carcajadas, según muestra un video grabado desde el celular de una de las víctimas minutos antes del impacto. Rocío había pedido permiso para dormir en lo de su amiga del alma, Camila. Gonzalo y Danilo también habían avisado a sus padres que estarían juntos, rapeando con el skate, como de costumbre. Esa noche, los cuatro adolescentes se reunieron en la plaza y salieron a dar una vuelta en el Fiat de Anibal, un joven de 22 que hace un año y medio había llegado desde Misiones, sin saber que la policía apagaría esas risas de una forma trágica y, sobre todo, injusta.
Esa madrugada, el Fiat terminó estrellado contra el acoplado de un camión estacionado en la ruta 3, en San Miguel del Monte. Lo que al principio las fuerzas quisieron disfrazar de «accidente de tránsito» se trató, en verdad, de una masacre: al momento del choque, el auto en el que viajaban los cinco jóvenes era perseguido a los tiros por patrulleros de la Policía local. Camila, Danilo, Gonzalo y Aníbal murieron luego del choque, a raíz de las lesiones producidas por el impacto. Sin embargo, según revelaron las autopsias, uno de los fallecidos también presentaba una herida de bala en un glúteo, lo que confirmó que la policía, pese al discurso oficial, sí había disparado contra el Fiat.
Lo ocurrido derivó en un descabezamiento de la cúpula policial local y en una serie de marchas de familiares, amigos y vecinos de las víctimas que ayer salieron nuevamente a las calles de Monte a pedir justicia. (Página12.com)