Inicio El Pais Los incendios afectan a 14 provincias

Los incendios afectan a 14 provincias

UNA SITUACION COMPLICADA EN SAN LUIS

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación confirmó que hay 14 provincias argentinas afectadas por incendios, con 49 focos que arrasan pastizales, 23 de ellos todavía activos al cierre de esta edición, mientras el resto se considera «controlado». Según el informe diario del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), Jujuy y Córdoba son las más afectadas, aunque también se registran incendios en Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, San Luis, Tucumán, Salta, Catamarca, Corrientes, La Rioja, Misiones, Santiago del Estero y Chaco.

En Córdoba el fuego alcanzó a 18 localidades aunque en su mayoría están contenidos, mientras que en Jujuy hay 10 focos de incendio (tres permanecen activos) y en Catamarca, ocho. Además, hay dos zonas afectadas en Entre Ríos, al igual que en Corrientes, Chaco y San Luis, mientras que Salta y Tucumán registran incendios en cinco localidades, cada una.

En Santa Fe el fuego afecta a las islas del Delta del Paraná y en Buenos Aires la zona de Zárate, mientras que La Rioja, Corrientes, Misiones y Santiago del Estero mantenían un solo foco en cada caso.

San Luis, complicada

La acción del viento, con ráfagas superiores a los 50 kilómetros por hora, impidió ayer la intervención del avión hidrante para atacar los focos que continúan activos en San Luis, por lo que bomberos y brigadistas debieron redoblar esfuerzos para contener los frentes de fuego que amenazan zonas urbanas cercanas a la capital provincial.

En Juana Koslay, distante apenas 5 kilómetros de San Luis, los brigadistas luchan contra el fuego en dos frentes, ya que las llamas se extendieron desde el Cerro de la Cruz hacia el sector de la Maternidad «Teresita Baigorria» y del barrio UPCN, un complejo de departamentos ubicado sobre el faldeo de la sierra central.

El miércoles a la noche, los vecinos observaban cómo bajaban por la sierra las líneas de fuego, en sectores de muy difícil acceso debido a la topografía. Bomberos y brigadistas se plantaron para combatir las llamas al pie de las sierras, con el fin de evitar que llegue a las viviendas, mientras las autoridades tomaron medidas para llevar adelante una maniobra de evacuación, en caso de ser necesario.

En San Francisco, al norte de la provincia, hay «varios focos activos y la situación se torna cada vez más difícil de controlar», advirtió el jefe de prensa del Ministerio de Seguridad, Gabriel Casari. Explicó que la dimensión del incendio «se incrementó por el viento y encontró nuevas pasturas como material combustible». También hay focos activos en «Villa Larca y Papagayo, que presentan menor intensidad pero mantienen una situación de mucha alerta».

La situación continúa complicada también en Villa del Carmen, donde «el fuego se mantiene en las mismas condiciones» que la jornada anterior porque el fuerte viento impide avanzar sobre los focos activos. Solo en El Morro el fuego «está casi controlado con pequeños focos» que las brigadas mantienen controlados.

Ante una compleja situación que ya arrastra ocho días el gobierno de San Luis solicitó colaboración para combatir los incendios a la Nación. El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, confirmó que ya enviaron hacia territorio puntano a 50 brigadistas del Plan Nacional de Manejo del Fuego.

Ministro en Córdoba

Ayer Cabandié viajó a Córdoba junto al director del Snmf, Alberto Seufferheld, para observar las zonas afectadas por incendios. La provincia mediterránea recibió un fuerte despliegue para combatir las llamas que desde hace doce días afectan diferentes localidades serranas: hay siete aviones (seis hidrantes), brigadistas y personal del Ministerio de Seguridad que solicitó bomberos de todo el país para sumarse al operativo.

Según el Snmf, el 95% de los incendios forestales son producidos por intervenciones humanas, y las principales causas son la preparación de áreas de pastoreo mediante el fuego, fogatas y colillas de cigarrillos mal apagadas y el estado de abandono en las tierras. A eso se suman la falta de lluvias, temperaturas elevadas, bajo porcentaje de humedad, heladas constantes y fuertes vientos que favorecen la propagación.

Reclaman penalización

Mientras tanto, la organización ambientalista Greenpeace calificó de «insuficientes» las medidas para controlar el fuego en las provincias afectadas y exigió que se amplíen los fondos y la infraestructura destinados a la prevención y lucha contra los incendios. La organización también demandó que la deforestación de bosques nativos, la destrucción de humedales y los incendios intencionales sean considerados delitos penales.

«Vemos cómo en el Delta del Paraná y en las Sierras de Córdoba persisten los incendios. Esto beneficiará únicamente a los empresarios agropecuarios e inmobiliarios que planean hacer uso de esas tierras para sus actividades económicas», sostuvo Leonel Mingo, coordinador de la campaña de clima y energía de Greenpeace. «Necesitamos que los incendios intencionales sean considerados un delito penal, para frenar la destrucción de nuestros ecosistemas».(NA)

Foto: Zonal Noticias