Inicio El Pais "Los indicadores son pésimos"

«Los indicadores son pésimos»

AXEL KICILLOF ANALIZO LA SITUACION DE LA PROVINCIA

«Vamos a apuntar a gestionar. No va a ser un gobierno de agravios ni de persecución como han sido estos años», planteó de entrada el gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Tras imponerse en las elecciones, Kicillof ofreció su primera conferencia de prensa, acompañado por su compañera de fórmula del Frente de Todos, la intendenta saliente de La Matanza, Verónica Magario. Allí aseguró que apuntarán a «un gobierno distinto, en el que la prioridad no van a ser el marketing y los afiches». También advirtió que el gobierno de María Eugenia Vidal «deja muchas urgencias y necesidades en la provincia». Y remarcó: «En cuatro años se ha producido una situación de tierra arrasada. Los indicadores son pésimos».
La primera en hablar en el encuentro con la prensa fue Magario, quien arrancó hablando del resultado electoral en la provincia: «Fue una elección donde sentimos que el pueblo expresó en las urnas sus sueños y preocupaciones». Consideró que «hay que construir una nueva provincia. El compromiso es con nuestra gente». También señaló que «es tiempo de terminar con esta grieta que nos separa a los argentinos».
Luego fue el turno de Kicillof. «Durante mucho tiempo se ha machacado con que la provincia de Buenos Aires era un distrito tan grande, tan vasto y tan relevante y que concentra la mayor cantidad de población, que era inviable económica y políticamente. Estamos en contra de esta mirada, porque vemos muchas riquezas de todo tipo. Lo que vamos a hacer es integrar social y económicamente esas riquezas», anticipó Kicillof acerca de lo que será uno de los objetivos de su gestión. «El día que asumamos vamos a ponernos a trabajar, no a hablar de la pesada herencia que nos dejaron», señaló el dirigente.
Kicillof y Magario se impusieron en las elecciones bonaerenses logrando que los acompañara el 52 por ciento de los ciudadanos frente al 38 por ciento que cosechó la gobernadora María Eugenia Vidal. Pero Kicillof destacó, además, el trabajo de su equipo durante la campaña, en la que visitó los 135 distritos de la provincia y buscó un acercamiento real con los productores, tanto industriales como agropecuarios.
«Recorriendo la provincia constatamos que la industria de la provincia de Buenos Aires no se sitúa solamente en el cordón industrial o en el conurbano. En el interior se ha desarrollado mucha industria como la textil, la metalúrgica y la recorrida nos dejó en claro que la industria forma parte del interior provincial», describió el ex ministro de Economía, con su habitual despliegue de datos, y agregó que esa «enorme y diversa riqueza no solo no es inviable, sino que lo que falta es mayor integración. Vamos a integrarla social y económicamente», dijo.

Gestión.
«Prefiguramos hacer un gobierno distinto. Va a ser un gobierno de gestión, no de marketing», explicó Kicillof con una sonriente Magario a su lado y apuntó que no se iba a «a tratar de un gobierno provincial basado en afiches o en las redes a través de los trolls. Vamos a apuntar a gestionar. No va a ser un gobierno de agravios ni de persecución como han sido estos años».
Por otro lado, apuntó a la imagen pública que tiene la Justicia: «Tiene que recuperar la confianza de los ciudadanos, para que nadie piense que la Justicia esta al servicio de la política».
La situación económica en la que dejará Vidal a la provincia de Buenos Aires fue uno de los puntos centrales que abordó Kicillof. «La elevación del endeudamiento es similar al de la Nación. Los vencimientos ocurren mayormente durante los próximos años y se trata de 9 mil millones de dólares. Esta es una situación que se intentó esconder y disimular», destacó.
(Pagina12.com)