Inicio El Pais Los medicamentos más consumidos por jubilados aumentaron hasta un 600% desde 2015

Los medicamentos más consumidos por jubilados aumentaron hasta un 600% desde 2015

El análisis se desprende de los datos obtenidos por un informe elaborado por la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria, el Centro de Economía Política Argentina y el Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores. Allí se revela que los medicamentos más consumidos por las personas mayores aumentaron hasta un 600% desde 2015 a esta parte.

El medio Página12 destacó a través de dicho informe que los precios de los medicamentos aumentaron un 266% en los últimos cuatro años, con casos de remedios esenciales como los que tratan problemas cardiovasculares, que son la causa principal de muerte en el país- que tuvieron incrementos del 600 por ciento.

Esta situación impacta muy especialmente a los jubilados, ya que se da en el marco en el que PAMI ya no entrega a sus usuarios el 100% de la medicación crónica gratuita, a menos que reúnan una serie de requisitos algo restrictivos. «Por la suba de los precios y la falta de cobertura, los adultos mayores son empujados a suspender o discontinuar sus tratamientos», afirma Página12.

En el período en que los remedios subieron un 266%, el cual fue de mayo de 2015 a abril de 2019, la jubilación mínima aumentó un 172%. Esto se debió a la reforma provisional que aprobó el Congreso en diciembre de 2017. Su aplicación en 2018 y lo que va de 2019 fijó una recomposición del haber mínimo del 28,4%, mientras la inflación acumulada de 2018 sumó 47,6%.

«El aumento inflacionario de los medicamentos, sumado a la quita de la entrega gratuita por parte de PAMI de la medicación para patologías crónicas deja a las personas mayores en situación de gran fragilidad, donde es muy probable que la muerte causada por enfermedades aumente en los próximos años», advierten los autores en el informe.

En la Argentina, los medicamentos que necesitan los mayores de 60 años son principalmente para el tratamiento de cardiopatías, diabetes, hipertensión arterial y osteoporosis. En este sentido, el relevamiento detalla con ejemplos concretos:

El Atenolol, para la hipertensión arterial, taquicardias y otras enfermedades cardiovasculares tuvo un aumento del 566%. El anticoagulante Acenocumarol, para evitar accidentes cerebro vasculares en personas que padecen arritmias, subió un 600%. La Furosemida, un diurético para la hipertensión, aumentó un 336% y el antihipertensivo Carbedilol es un 210% más caro.

Entre los medicamentos para las enfermedades respiratorias hubo aumentos del 326% en el caso del Seretide y 126% para el Optamox. Las drogas para tratar la artritis tuvieron incrementos de hasta el 330% en el caso de Arcoxia. Y el Calcimax D3, para la osteoporosis subió un 185%. La Levotiroxina, para el hipotiroidismo, aumentó 530%.

Cabe destacar que tales valores registran la inflación acumulada entre mayo de 2015 y abril de 2019. Se trata de precios que han tenido una suba continuada, mes a mes. El informe recuerda además que los aumentos no pueden considerarse por unidad, porque la mayoría de las personas mayores de 60 años consumen en promedio entre 4 y 8 medicamentos. Finalmente, informan que la limitación o interrupción de los tratamientos farmacológicos no solamente provoca una mayor mortalidad, sino también patologías que generan dependencia y discapacidad.