Inicio El Pais Los montajes del macrismo

Los montajes del macrismo

LOS FAKE VIDEOS DEL PRESIDENTE Y LA GOBERNADORA

En sus casi cuatro años de gestión, el gobierno de Cambiemos hizo campaña con una larga lista de filmaciones y fotografías supuestamente espontáneas de funcionarios que después se descubrió que eran montajes. A la puesta en escena de la amiga pobre de María Eugenia Vidal que quedó al descubierto este fin de semana al comprobar que se repite curiosamente en otros timbreos y que siempre elogia con una exaltación inusitada las políticas del oficialismo le preceden otra vasta serie con la misma gobernadora o Mauricio Macri como protagonistas, que incluye colectivos vacíos, saludos a la nada, tazas mágicas y escenografías en jardines de infantes.
En septiembre de 2017, el presidente Mauricio Macri publicó una foto con la gobernadora María Eugenia Vidal en un colectivo de la línea 520, el mismo en el que se lo había acusado un año antes por armar una escena inexistente. En ese momento, Macri simuló un viaje espontáneo en el colectivo convertido en estudio fotográfico en el marco del lanzamiento de un plan de mejoras para corredores viales bonaerenses. Tras la difusión de las imágenes, los vecinos y el conductor del transporte público dejaron en evidencia al Presidente: el colectivo estaba detenido sobre una calle de tierra. Para redoblar la apuesta, Macri y Vidal volvieron a hacer una sesión fotográfica en el mismo vehículo.
En marzo de 2018, una innumerable cantidad de memes inundaron las redes sociales por el nuevo traspié del Gobierno en la simulación de una situación que no era tal. Tras el discurso de apertura de sesiones ordinarias en el Congreso, el Presidente se acercó a la escalinata del Congreso y extendió su mano para saludar a la supuesta multitud que lo vitoreaba en la plaza. Los encargados de la comunicación macrista difundieron la imagen de Macri de frente. Sin embargo, una foto tomada desde atrás demostró luego que en realidad el lugar estaba vacío.
El último montaje que quedó al descubierto fue el de «la pobre de Vidal», como bautizaron en las redes a Patricia Erazo, la mujer que participó de un timbreo con la gobernadora bonaerense y que luego se reveló que en anteriores ocasiones había sido «sorprendida» también por al menos dos funcionarios más: la ministra de Desarrollo, Carolina Stanley, y el ex subsecretario de Juventud de Cambiemos, Peter Robledo.

Macri gato.
Por otra parte, el presidente Mauricio Macri comenzó un acto encabezado con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, haciendo un resignado reconocimiento al apodo con que popularmente se lo menciona. «Qué particularidad que Vidal y Macri ‘El Gato’ terminen las obras del Arroyo El Gato», disparó de manera particular el mandatario, generando zozobra en el escaso auditorio que lo acompañó.
La confesión de parte del jefe de Estado tuvo lugar en la localidad de Ensenada durante una recorrida por las obras en la Cuenca del Río Salado, que no necesariamente está conectado con el arroyo que lleva el nombre que el presidente se atribuyó como apodo.
Quien mencionó «El Gato» fue Vidal cuando hizo una enumeración de las tareas hidráulicas de su gestión. Como sea, el comentario de Macri no fue el primero de su tipo. «No sé bien qué hora es porque estoy con el cambio de horario de venir de la India, pero creo que es de mañana», dijo para hacer sonreír a quienes lo acompañaron.
También, para dimensionar la magnitud de las obras realizadas en esa cuenca hizo una llamativa comparación: «Con la tierra que se sacó aquí podríamos llenar toda la 9 de Julio a la altura de tapar el Obelisco», dijo.
Antes de hacer un repaso por sus anécdotas en la India, el mandatario aseguró que «tenemos una economía que comienza a ordenarse» y para fundamentarlo recurrió a los cliché de que «no se puede gastar más de lo que se tiene». (Pagina12.com)