Inicio El Pais Los rugbiers fueron trasladados a Dolores

Los rugbiers fueron trasladados a Dolores

AGUARDAN RESULTADO DE PERITAJES

Los diez rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron trasladados el miércoles a la madrugada al penal de Dolores, donde quedaron alojados en la alcaidía de la unidad carcelaria 6. Permanecerán sin contacto con los demás presos hasta que se resuelva su situación procesal, informaron fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).
Los acusados arribaron a la unidad a las 5.30, en un móvil de la Policía provincial que los trasladó desde la Comisaría Primera de Pinamar, donde los diez permanecían alojados.
Cerca de las 3.30, los diez imputados fueron subidos a una unidad de traslado y comenzaron el trayecto a la cárcel, escoltados por móviles y efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) durante el trayecto de 160 kilómetros que separa ambas localidades bonaerenses.
Tras su arribo a Dolores, fueron alojados en un sector separado del resto de la población carcelaria, para resguardar su seguridad. Fuentes del SPB aseguraron que la alcaidía cuenta con una celda colectiva preparada para albergar a los detenidos, con cinco camas cuchetas y un baño con inodoro individual.
La celda se encuentra situada en un primer piso entre los pabellones 9 y 10, donde se alojan los presos evangelistas, de escasa conflictividad: la zona es un espacio especialmente preparado para detenidos que aún no tienen la prisión preventiva.
Los voceros indicaron que tras el arribo al penal se labraron las actuaciones administrativas correspondientes, y los rugbiers fueron sometidos a una revisión médica y una requisa, «como cualquier otro preso».
Al igual que los demás internos, los rugbiers recibirán visita los jueves y se incrementará la seguridad para el caso de que tengan que desplazarse dentro del establecimiento.

Silencio.
El supuesto «pacto de silencio» entre los rugbiers detenidos «se rompería» y advirtió que «algunos de ellos» ya pidieron ser llamados a declarar. Así lo indicó Fernando Burlando, el abogado que se encarga de la querella y representa a la familia del joven asesinado a golpes en la madrugada del sábado 18 de enero pasado en la puerta de la disco Le Brique.
«Tengo entendido que ya fue solicitado por algunos detenidos declarar», expresó el letrado.
En declaraciones al canal TN, Burlando consideró que por el momento, la defensa de los imputados, quienes ya se habían negado a declarar al ser llamados a indagatoria, se dedicó a «controlar la prueba», mientras que no aportó testimonios.

Pericias.
Los diez teléfonos celulares secuestrados aportarán más de 4 terabytes de información que, luego, deberá ser analizada por los investigadores para tratar de obtener precisiones sobre la participación y el rol de cada uno de los rugbiers imputados, informaron fuentes judiciales y policiales.
Los teléfonos eran analizados por expertos de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina, con sede en la Escollera Norte de la ciudad de Mar del Plata, a pedido de la jefa de la Unidad Funcional de Instrucción 6 (UFI 6) de Gesell, Verónica Zamboni, quien tiene a su cargo la investigación del homicidio.
Por otra parte, los peritajes de rastros, que determinarán si las manchas halladas en la ropa y las zapatillas secuestradas a los rugbiers son de sangre, podrían finalizar entre jueves y el viernes, según señaló el fiscal general de Dolores, Diego Escoda.Según los investigadores, en caso de que se determine que esas manchas son de sangre, los peritos intentarán elaborar un ADN y compararlo con el patrón genético del joven asesinado.