Inicio El Pais Los rugbiers no declararon

Los rugbiers no declararon

GUARINO Y MILANESI ESTAN LIBRES DESDE HACE DIEZ DIAS

Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, los dos rugbiers que fueron liberados hace diez días pero continúan imputados en la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, se negaron ayer a declarar en una ampliación de sus indagatorias, mientras la fiscal del caso solicitó una extensión de la prisión preventiva para los otros ocho acusados, tras reformularles la acusación y los grados de participación. En tanto, fuentes judiciales aseguraron que la defensa de los ocho rugbiers detenidos apeló la prisión preventiva dispuesta para todos ellos, por lo que ahora será la Cámara de Apelaciones de Dolores la que deba confirmar o modificar la situación.Acompañados por el abogado Hugo Tomei, Milanesi (19) y Guarino (19) llegaron cerca del mediodía a Villa Gesell y se dirigieron inmediato a la sede judicial donde los aguardaba la fiscal Verónica Zamboni, para ampliar la acusación contra ellos. La fiscal les notificó su nueva imputación como partícipes necesarios por la figura de «homicidio doblemente agravado, por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas» del que fue víctima Báez Sosa. También los acusa de las «lesiones graves», también en carácter de partícipes necesarios, sufridas por al menos cinco amigos de la víctima, que recibieron patadas y golpes de puño al momento del ataque mortal frente al boliche Le Brique, en la madrugada del 18 de enero.

Preventiva.
Ayer, la fiscal Zamboni presentó un pedido para que «se haga extensiva la prisión preventiva» sobre los ocho rugbiers detenidos: Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (19), Blas Cinalli (18), Enzo Comelli (19), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20) y Lucas Pertossi (20). Se trata de una formalidad, luego de que ayer la fiscal les comunicó a cada uno de ellos los cambios en la imputación y los grados de participación que tuvieron en el hecho, y les ofreció la posibilidad de declarar.
La fiscal solicitó esta extensión teniendo en consideración «las nuevas probanzas incorporadas en autos que brindaron más claridad a la pesquisa». En ese sentido, Zamboni señaló que a partir del «informe de la pericia química y de rastros que fuera oportunamente ordenada, y de los sendos testimonios recibidos durante la investigación, este Ministerio Público ha reformulado la imputación penal, habiendo a consecuencia de ello modificado el grado de participación criminal oportunamente endilgado en relación a algunos de los co-imputados».

Audios.
En tanto, se difundieron ayer una serie de nuevos audios de WhatsApp enviados la madrugada del crimen de Fernando Báez Sosa por Blas Cinalli, uno de los detenidos, en ellos, el imputado le cuenta a otros amigos que estaban llegando a Villa Gesell, que habían tenido una pelea, que los echaron del boliche y festejó con la frase: «Ganamos, igual».
En el mismo WhatsApp de Cinalli se extrajeron además mensajes de texto en donde anuncia que mataron «a uno» y se puede inferir que, después del crimen, estaban organizando una «previa» en la playa para recibir a los amigos que estaban por llegar a Villa Gesell. En los mensajes se puede leer: «Nos cagamos a piñas en el boliche. Nos sacaron a todos. Esperamos que se vaya la policía y ahí los recagamos a piñas». «Dos convulsionaron, uno lo mandamos al hospital, sin signos vitales. Ahora estamos yendo a Mc Donalds a ver qué pasa». Posteriormente, Cinalli afirma: «Amigo, flasheamos. matamos a uno».
Cinalli es el mismo y único imputado que habló ante el juez de Garantías David Mancinelli el día de la audiencia oral previa a la definición de sus prisiones preventivas y le dijo: «Lo único que quiero decir es que lo que pasó, ninguno de nosotros quiso que pase». (Télam)