Inicio El Pais "Los va a condenar la historia"

«Los va a condenar la historia»

La vicepresidenta electa, Cristina Fernández, denunció que es víctima del lawfare y responsabilizó al gobierno de Mauricio Macri por las denuncias presentadas en su contra.
En el marco del juicio que se le sigue por la supuesta adjudicación irregular de la obra pública vial en Santa Cruz a la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez, y por el presunto pago de sobreprecios e incumplimientos en la construcción, la ex presidenta se quejó de que los jueces no dejaron trasmitir en vivo la audicencia.
La senadora nacional ingresó a las 9.39 a los tribunales de Comodoro Py, acompañada por su abogado Carlos Beraldi, quien presentó el lunes un nuevo escrito para que se permita la trasmisión completa de la declaración.
Sin embargo, el Tribunal Oral Federal (TOF) 2, presidido por los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, volvió a rechazar la trasmisión, aunque los abogados defensores de otros acusados en el proceso manifestaron que «no había inconvenientes» en que toda la sociedad puede escuchar a la vicepresidenta electa.
«¿No les parece de trascendencia pública que la vicepresidenta electa esté sentada acusada de integrar un asociación ilícita?», se preguntó la ex mandataria al iniciar su exposición. «Lo que estamos viendo hoy aquí es una clase práctica de lawfare en la Argentina, llevado a cabo por los integrantes del tribunal», agregó.
Según definió Cristina, el lawfare, que involucra a jueces, fiscales y algunos medios de comunicación, «se implementó para perseguir a los líderes políticos» de la oposición. «Fue un plan ideado por el gobierno saliente», remarcó, y mencionó que el gobierno de Mauricio Macri utilizó la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso y la UIF de Mariano Federici para «impulsar» las causas judiciales en contra de ex funcionarios K.
«Soy jefa de cuatro asociaciones ilícitas. No sé cómo tuve tiempo para gobernar este país», dijo la ex presidenta al cuestionar la «multiplicidad de procesamientos», y cuestionó que el juicio «está montado sobre la hipótesis de que Néstor Kirchner fue presidente para armar una asociación ilícita con un empresario de la construcción de Río Gallegos» para «saquear las arcas del Estado».

Condena escrita.
Cristina resaltó que los magistrados ya tienen su «condena escrita» en este caso y se quejó de los «jueces a la carta del gobierno», al resaltar su relación con Macri.
Sobre el juez Claudio Bonadio dijo entre otros puntos que ni siquiera la dejó tener tarjeta de crédito, ni a ella ni a sus hijos. «Tampoco sería justo cargar las tintas sobre Bonadio o Ercolini, dos jueces de grado. Estuve dos años sin fueros por voluntad propia, decidí no tener fueros, ya estaba en marcha la causa Hotesur, dólar futuro. No me dictaron la preventiva. Bastó que fuera electa senadora para que tres días antes me bajaran la prisión preventiva que obviamente no pudieron ejecutar porque tenía fueros», dijo.
«Cuando uno es presidente, el derecho administrativo es claramente delegativo, sino sería imposible. Tendríamos que estar al tanto de lo que pasa en cada mesa de entradas, sería imposible ser funcionario», opinó CFK sobre su acusación.

Florencia Kirchner.
Además de la persecución contra su persona, Cristina Fernández de Kirchner denunció la que sufrieron sus hijos tan sólo por «cometer el delito terrible de ser los hijos de Néstor y Cristina Kirchner». La ex presidenta remarcó que a su hija, Florencia, «le hicieron un fotomontaje» con millones de dólares, para acusarla de corrupción.
«El dinero de la sucesión, de los plazos fijos, no estaba en ningún paraíso fiscal. Estaba en una cuenta de mi hija en el banco Galicia y nunca se movió de ahí», explicó CFK .
«Siempre pasan estas cosas en la Argentina contra los peronistas. En el pasado y en estos cuatro años», agregó. En esta misma línea, CFK planteó que a todo peronista con plata se lo considera corrupto. «Ahora, si no sos peronista pero sos multimillonario se presume honesto», cerró.

Las preguntas.
«Venían a hacer lo que hicieron, a decir que nos robaron todo, mientras endeudaban al país», lanzó la vicepresidenta electa, que remarcó que la verdadera «grieta» son «los intereses de millones de argentinos trabajadores, gente que duerme en la calle y las minorías que se empoderaron».
Según CFK, Cambiemos se propuso condenar el gobierno de Néstor Kirchner y traer de vuelta al Fondo Monetario Internacional. «Este tribunal seguramente tiene la condena escrita. No me interesa. A mí me absolvió la historia», fue la frase con la cerró su declaración indagatoria. Acto seguido se levantó, pero fue interrumpida para preguntarle si pensaba responder preguntas. «¿Preguntas? Preguntas van a tener que responder ustedes, no yo», fue su respuesta final. (Pagina12.com)

Video de la indagatoria.
Tras declarar por casi cuatro horas, Cristina Fernández difundió en sus redes sociales el video con su testimonio frente al Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2), en Comodoro Py.
“Esto es lo que no querían que se supiera. Esto es lo que no querían que vieras ni escucharas…”, escribió la vicepresidente electa en su cuenta de Twitter, junto al link con la grabación de su declaración.
Cristina cruzó así al TOF 2, que le había negado el pedido de su abogado, Carlos Beraldi, para transmitir en vivo la declaración. La expresidente subió el video completo a su canal oficial de YouTube.
Durante la jornada, la senadora criticó con dureza a los magistrados Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, a quienes acusó de ser partícipes de un caso emblemático de “lawfare”. “Lo que estamos viendo hoy aquí es una clase práctica de lawfare en la Argentina, llevado a cabo por los integrantes del tribunal”, dijo.
Sin embargo, y pese al veto del tribunal, varios canales de televisión transmitieron en vivo pasajes de la declaración indagatoria de la dirigente peronista.
Con la indagatoria de la ex presidenta se cerrará la ronda de declaraciones de los 13 procesados y comenzará la etapa de declaraciones de testigos, que se extenderá hasta mediados del 2020.