Macri: “Debe estar con su familia, tranquilo”

El presidente Mauricio Macri consideró ayer que el carnicero que persiguió con su auto, atropelló y mató a un delincuente que había entrado a robar a su comercio de la ciudad bonaerense de Zárate “debería estar con su familia, tranquilo”, aunque la Justicia dispuso que por el momento siga detenido, informaron fuentes judiciales.
Por su parte, la defensa del acusado Daniel “Billy” Oyarzún (37) solicitó ayer la excarcelación extraordinaria ante la jueza de la causa, Graciela Cione, la misma magistrada que convalidó el pedido de detención solicitado el miércoles por el fiscal Martín Zocca por el “homicidio simple” de Brian Emanuel González (24).
“En esta década que pasó, otra de las tantas mentiras era decir que acá no había problemas de inseguridad. Acá hay problemas graves de inseguridad que llevan a la desesperación, que llevan a situaciones como las del carnicero”, expresó ayer Macri en una entrevista a radio La Red.
Y añadió: “Además, quiero decir que más allá de toda la reflexión que tenga que hacer la Justicia en la investigación, si no hay riesgo de fuga porque es un ciudadano sano, querido, reconocido por la comunidad, él debería estar con su familia tranquilo, tratando de reflexionar todo lo que pasó, mientras la Justicia decide por qué pasó, por qué sucedió esta muerte que tuvimos”.

Oficialismo.
Desde el oficialismo se escucharon otras voces: el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, aclaró que Macri no pidió la libertad del carnicero, mientras el ministro de Justicia, Germán Garavano, reclamó de los jueces “señales claras” a los delincuentes y advirtió que “la justicia por mano propia no ayuda sino que agrava y profundiza la situación”.
También aparecieron las mujeres de los dos principales protagonistas de la historia. Astrid, ex mujer del muerto, dijo que su ex pareja no era ladrón y que los Oyarzún son una “familia de
asesinos”, mientras Noemí, la esposa del comerciante preso, pidió que lo liberen y reveló que su marido le contó que no recuerda gran parte de lo que sucedió.
El intendente de Zárate, que recibió a los parientes de Oyarzún, consideró que el carnicero “tiene que estar libre”. “Hay que estar en el lugar en el que uno no estuvo en un hecho de este tipo”, advirtió el jefe comunal.
Durante la jornada de ayer menguaron las protestas de los vecinos de Zárate pero siguieron las reacciones y los reclamos de justicia y el debate, sobre todo en los medios, no decayó.

Antecedente.
El caso del carnicero se asemeja al de una mujer de la ciudad cordobesa de Río Cuarto que en 2005, tras ser asaltada, persiguió al delincuente con su auto, lo atropelló y le provocó la muerte cuando éste escapaba en bicicleta, lo que le valió una condena a ocho años de prisión por homicidio simple. (DyN)

Compartir