Inicio El Pais "Me asombra la estupidez de haber apoyado a Macri"

«Me asombra la estupidez de haber apoyado a Macri»

MURIO A LOS 100 AÑOS MARIO BUNGE

El físico y filósofo argentino Mario Bunge murió a los cien años en Montreal, Canadá, informó la Fundación Princesa de Asturias, que en 1982 le concedió el galardón de Comunicación y Humanidades. Distinguido con dieciséis doctorados honoris causa y cuatro profesorados honorarios, en 2009 recibió el Guggenheim Fellowship y en 2014 el Premio Ludwig von Bertalanffy después de que en 1982 le fuera concedido el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en la segunda edición de los galardones que llevan el título del heredero de la Corona española.
Bunge estudió física y matemática en la Universidad Nacional de La Plata, y residía en el país del Norte desde 1966, cuando se hizo cargo de la cátedra Frothingham de Lógica y Metafísica en la Universidad McGill.
Meses atrás, la revista Noticias le dedicó la tapa a este científico y filósofo, y varias páginas de una entrevista en la que dejó definiciones.
Una de ellas fue su feroz crítica al psicoanálisis: «No es un proyecto de investigación serio sino una doctrina pseudocientífica más. Los psicoanalistas no experimentan, hacen afirmaciones dogmáticas. Hay que hacer psiquiatría biológica y olvidarse de Freud, Jung, Charcot y todos esos charlatanes que fueron criminales, ignorantes y arrogantes».
Sobre Donald Trump había sentenciado: «Lo votó la gente que se sentía marginada e ignorada por las elites de Washington. Tiene una cosa buena y es que, siendo nacionalista, no es belicista. Quiere reservar sus energías para mejorar las condiciones de Estados Unidos. Pero como contrapartida es un mentiroso, un racista, antifeminista, en fin, tiene todas las taras que se pueden imaginar».
Y sobre la gestión Macri fue también demoledor: «Me asombra la estupidez de la gente al haber apoyado a Macri, que es la negación de todo lo bueno que hubo antes».
Cuando se le preguntó cómo se hace para llegar a los 100 años y cuánto le adjudica a los genes y cuánto a su modo de vida, respondió: «Mitad y mitad. Los genes de mi madre, que murió a los 95, deben haber influido bastante. Pero también influyen los hábitos, por supuesto».
Consideró Bunge que, más importante que lo hizo, es lo que no hizo: «No leo a Nietzsche, a Heidegger, ni a los posmodernos. No voy al médico más que lo indispensable. No fumo ni tomo alcohol». (Eldestapeweb.com)