Inicio El Pais "Me siento un jugador de ajedrez"

«Me siento un jugador de ajedrez»

SE CUMPLEN HOY CINCO MESES DE QUE ALBERTO FERNANDEZ ASUMIO LA PRESIDENCIA

El presidente Alberto Fernández cumple hoy cinco meses de gestión que comenzó con un plan para sacar al país de la recesión y la inflación, con foco en la asistencia a los sectores más vulnerables y políticas solidarias y, en poco menos de tres meses, debió dar un golpe de timón para hacer frente a la peor pandemia de la historia mundial reciente. «Me siento un jugador de ajedrez, jugando 20 partidas simultáneas. Salto de la deuda a los bonos, de los bonos a la pandemia, de la pandemia a la educación, de la educación a los jubilados. Es lo que me tocó en suerte», dijo el mandatario, en una extensa entrevista a la radio FM Futurock.
El eje de gestión de los primeros 150 días fue el de reorientar el rol del Estado hacia los sectores más vulnerables, casi hundidos por la recesión y la inflación, con la meta de diseñar políticas inclusivas. Esa convicción de un Estado activo le permitió, el 11 de marzo, con la declaración de la pandemia del coronavirus, reaccionar rápidamente para empezar a diagramar una red sanitaria nacional para contener la propagación de la enfermedad, una amenaza latente que dejó a un costado las iniciativas en las que venía trabajando el Gobierno nacional.

Irresponsabilidad.
Fernández admitió que está «un poco enojado» con aquellas voces que se manifiestan en contra del aislamiento social porque «no se puede jugar con eso», y recordó que se atraviesa por «un momento muy delicado». «Estoy contento con el esfuerzo que hacemos los argentinos porque de a poco los objetivos que nos propusimos van saliendo, pero no hay que bajar los brazos. No hay que dejarse llevar por las voces que siempre aparecen», agregó.
«Hay una gran irresponsabilidad», sentenció Fernández en referencia a las actitudes de parte de la oposición que no tiene la obligación de gestionar. «Vienen y te dicen que tenemos que seguir modelos y que la cuarentena no sirve de nada porque de todas maneras el contagio va a llegar y lo mejor es que todo ocurra rápido. Te dicen que hay que seguir el ejemplo de los que no hicieron cuarentena. Miren a Brasil y fíjense los muertos que hay», remarcó.
En ese sentido, agregó. «Esta gente que habla así, no le pesa las muertes que hay en Argentina. A mí me duele horrores. Cuando veo que murió uno más, yo sufro».
A la hora de comparar la situación económica de los países que adoptaron unas medidas de confinamiento menos estricta con Argentina, el presidente se remitió al caso de los Estados Unidos. «Si es verdad que sin cuarentena la economía funciona bien, fíjense el caso de Estados Unidos, que fue reacio a poner el aislamiento y tiene un alto desempleo. También hay muchos muertos».
En ese sentido, manifestó que «es falso que saliendo de la cuarentena hay una panacea de una economía pujante porque afuera hay un mundo paralizado» porque la pandemia «dio vuelta la economía».

Sistema financiero.
En un cuestionamiento al sistema financiero argentino, el Presidente dijo que «es extraño porque le presta plata al que no la necesita, le presta al que tiene plata y a los que no tienen les ponen tantos reparos que nadie puede acceder a un crédito». En el marco de la actual emergencia sanitaria, el mandatario destacó que «el Banco Central ha hecho un enorme esfuerzo durante este tiempo al bajar las tasas (de interés), con lo que le ha quitado un margen de la ganancia desmedida que tenían los bancos», pero reconoció que eso «no es suficiente».
«El Central también alivió muchas cargas para los que toman créditos. Por eso les recomendó a los bancos -privados- que den préstamos a algunos -clientes- que estén en el Veraz o tengan cheques rechazados, pero son renuentes y siguen poniendo obstáculos», contó.
En ese sentido, Alberto Fernández adelantó que con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, están hablando «hace dos semanas para ver que presión se le puede poner a los bancos para que presten», y reseñó que el Gobierno nacional le «liberó encajes para esos fines». «Necesitamos un poquito más de tiempo para corregir regulaciones y corregir conductas. Hay que cambiar muchas cosas», remarcó sobre el sistema financiero nacional.

«Ingratos».
En otro pasaje de la entrevista, cuestionó a quienes proponen «pagarles a cualquier precio» a los acreedores y dijo que eso evidencia «una parte perversa de la cultura» de los empresarios nacionales que tienen «dependencia intelectual» con los «centros de poder». Sobre la responsabilidad social, Fernández opinó que «los empresarios argentinos no la tienen» y además agregó que «son muy ingratos con el momento que nos toca pasar».
«Cuando fue el Megacanje, le metieron bonos de prepo que todos sabían que eran impagables y no abrieron la boca cuando les dieron bonos a 15 puntos de interés en un país que un año después explotó y no abrieron la boca. Ahora resulta, que cuando le decís que tenemos un problema en el que ellos mismos se metieron al comprar bonos que sabían que eran inviables», dijo. (Télam)