Inicio El Pais Médicos del Hospital Gutiérrez reimplantaron el brazo a un niño de 6...

Médicos del Hospital Gutiérrez reimplantaron el brazo a un niño de 6 años

Médicos del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez reimplantaron con éxito el brazo a un niño de 6 años que sufrió la amputación cuando introdujo el miembro superior izquierdo en un secarropas, operación que se hizo «gracias a la buena voluntad de los profesionales, ya que no hay un equipo de reimplante permanente», destacó el médico Ernesto Varone.

Varone es traumatólogo infantil y jefe de Miembros Superiores del hospital pediátrico que depende del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El niño es de la localidad bonaerense de San Miguel, y luego del accidente los padres lo llevaron a una sala de primeros auxilios en Bella Vista donde fue derivado, por la gravedad del cuadro, al hospital Larcade.

«Como ya hicimos un reimplante en un niño en el Gutiérrez, desde el hospital de San Miguel se comunicaron con las autoridades de nuestro hospital, nos comenzaron a llamar y todos estuvimos acá por buena voluntad», contó Varone.

Fue el sábado 8 de febrero cerca de las 20, pero el caso se conoció hoy viernes gracias a un hilo en Twitter desde la cuenta oficial de la Asociación de Profesionales del Hospital Gutiérrez. «A las 21 ya estábamos en quirófano, de donde salimos a las 3 de la mañana. A dos semanas, el niño está muy bien», destacó el médico.

El profesional aclaró que «no hay un equipo de reimplante en el Gutiérrez, algo que las autoridades del gobierno prometieron que iban a crear hace mas de un año, cuando se hizo público el anterior reimplante». Se refirió así al reimplante de la mano de un niño de 5 años, que había sufrido una amputación en una escalera mecánica de la estación ferroviaria de Constitución, y que realizó el mismo plantel profesional.

«Tener un equipo de reimplante significa contar con profesionales que cobren lo que corresponde, con cargos, con un plan de guardias activas y pasivas para cubrir las 24 horas, los 365 días del año, una decisión de política de salud que beneficiaría, no sólo a niños de CABA, también de provincia de Buenos Aires y de todo el país», destacó Varone.

Lo dice porque «hay carencia de equipos de reimplante de miembros superiores en niños, y no es habitual, por eso podríamos estar a disposición cuando se nos necesite. Ahora, funcionamos porque el grupo humano de profesionales lo hace posible». De hecho, ya recibieron dos premios de la Sociedad Argentina de Traumatología Infantil por su tarea específica en reimplantes.

De la operación participaron traumatólogos, cirujanos, anestesiólogos, instrumentadoras, radiólogos y especialistas en reimplantes. «De todo este plantel, sólo yo tengo un cargo rentado llamado guardias planas que representan 112 pesos por hora», destacó Varone.

A la vez resaltó que «es un lujo estar en un hospital público. Todo lo que soy se lo debo a este hospital, pero también trabajo en otros cuatro, y mi caso es excepcional. Otros colegas renuncian porque no pueden sostenerse económicamente». «Con todo esto quiero decir que los reimplantes pediátricos se hacen en centros de alta complejidad y son pocos los profesionales entrenados. Nosotros lo hicimos en un hospital público, con compromiso y porque se dieron todas las circunstancia. Y no puede ser así», resaltó el traumatólogo.

Ahora, el niño se recupera «si bien el brazo aún no tiene función, porque eso tarda, los nervios tienen sus tiempos» y también mostró su preocupación porque «vemos accidentes a causa de los secarropas casi a diario». (Télam)