Medidas para reducir los gastos

EL DEFICIT COMERCIAL NO CEDE Y PEGA EN EL MODELO ECONOMICO

El gobierno anunciará un ahorro de hasta 20.000 millones de pesos durante el año próximo. Habrá baja de viáticos de los funcionarios y techo salarial. El desequilibrio de la balanza comercial, impacta en la cuenta corriente.
El gobierno anunciará esta semana un plan de medidas para profundizar la reducción del déficit fiscal y avanzar así en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
En línea con lo expuesto días atrás por el presidente Mauricio Macri y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el Ejecutivo pondrá en marcha un ajuste en los gastos en la administración que podría representar un ahorro de hasta 20.000 millones de pesos durante el año próximo.
La propuesta contemplará una baja de viáticos de los funcionarios y techo salarial, según publicaron matutinos porteños.
“Entramos en una etapa de austeridad y esa etapa va a tener que ser asumida por todos nosotros. A todos nos va a doler un poco, y vamos a tener que dejar cosas que pensábamos que íbamos a poder hacer”, indicó la semana pasada Dujovne en declaraciones a la prensa.
En ese sentido, aseguró: “Decidimos cambiar el ritmo de la convergencia de nuestro equilibrio fiscal porque lo más importante en este momento, es seguir creciendo y evitar una crisis”.
Al asumir como coordinador del equipo económico, Dujovne le anticipó a los ministros que se debía “acelerar la reducción del déficit”.
En una reunión, el funcionario y sus pares del resto de las carteras comenzaron a definir el recorte de gastos para alcanzar la meta proyectada del 2,7 por ciento de déficit fiscal para este año, tras haberla bajado desde el 3,2 por ciento previsto inicialmente.
Tras anunciar el pedido de un crédito del gobierno al FMI, Macri también había destacado la necesidad de “profundizar” el recorte del gasto público porque “no se puede gastar toda la vida más de lo que se tiene”.

Déficit comercial.
Por otro lado, el desequilibrio récord de la balanza comercial de 3.420 millones de dólares en el primer cuatrimestre del año impacta sobre uno de los puntos más débiles del modelo económico, su cuenta corriente, y obliga a buscar cada vez más dólares para sostenerlo.
El dato de los primeros cuatro meses fue el más alto para ese período desde 2014 y representó dos veces y media el déficit de 1.291 millones de dólares del mismo período del 2017, según un informe de la consultora Invenómica.
El primer cuatrimestre de este año fue “afectado por la dinámica inflacionaria local y una devaluación en enero que resultó insuficiente para corregir desbalances comerciales, que generaron un entorno complejo para moderar la dinámica importadora aún en un contexto de crecimiento económico limitado”, indicó el estudio.
“Recién en mayo próximo, con una devaluación nominal a la fecha del 17 por ciento y real multilateral del 13 por ciento, el tipo de cambio real multilateral de la Argentina se ubicó en un valor similar al de marzo de 2016, cuando el peso argentino se devaluó con fuerza al inicio de la nueva gestión de económica”, indica el informe.
Explica que si bien las exportaciones crecieron 11,1 por ciento durante el primer cuatrimestre en comparación con el mismo período del 2017, fueron insuficientes para compensar el incremento interanual del 21,6 por ciento de las importaciones.

Superar los obstáculos.
La consultora consideró que la Argentina “debe superar importantes obstáculos para tener éxito en su política de estabilización de las variables macroeconómicas”.
Consideró que “solucionar su déficit de cuenta corriente y corregir su set de precios relativos, en un contexto comercial y financiero internacional turbulento, es parte central del gran desafío”.
“Normalizadas las variables macro de tal forma que conformen una constelación de precios que doten de competitividad sostenida a los sectores productivos (tipo de cambio real y tasas de interés), la Argentina deberá encarar políticas de Estado de carácter más micro y meso económicas”, sostiene el trabajo.
Advierte que “la política industrial, de promoción de las exportaciones, de fomento de la inversión (local e internacional), están en la agenda de nuestros competidores y deberían estar también en la nuestra”. (NA)