Inicio El Pais Mercedes: explotó una fábrica

Mercedes: explotó una fábrica

UN HOMBRE DE 42 AÑOS FALLECIO, EN EL LUGAR SE PRODUCIAN AGROQUIMICOS

El pasado 27 de septiembre, una fábrica de agroquímicos explotó por los aires en la localidad bonaerense de Mercedes y produjo un muerto. En tanto, todavía se evalúa el impacto ambiental del siniestro. Todo pasó en silencio, hasta que los sobrevivientes y la población local, comenzaron a hablar.
Se trata de la fábrica Sigma Agro SA, ubicada en la ruta 42 a 5 km del casco urbano de Mercedes y a 3,5 km de distancia Gowdlan y Altamira, poblaciones rurales que por estas horas se encuentran en alerta por la contaminación que produjo la explosión. El hecho ocurrió alrededor de las 4.30 de la mañana y Rubén Ponce, el sereno, era el único empleado que se encontraba en el lugar.
Luego de haber intentado salvar unas máquinas de un galpón, el hombre cayó en una zanja con líquidos derramados y estuvo casi una semana en agonía. Murió el 4 de octubre pasado.
En tanto, el municipio que dirige Juan Ustarroz no se pronunció oficialmente sobre el hecho, pero lo cierto es que las miradas se empiezan a posar en la administración de María Eugenia Vidal: ya que tanto la seguridad como la habilitación de empresas de este tipo, están a cargo del gobierno provincial. «Temblaron las paredes y piso de mi casa. Apenas amaneció se podía ver la estela inmensa de humo negro y un olor muy intenso a agrotóxico. No sabemos ni cuándo, cuánto ni cómo se afectarán, pero va a tener repercusiones graves en la comunidad, fauna silvestre, vegetación, etc», dijo Martín Barros, productor de semillas orgánicas de la zona.

Pedido de los vecinos.
El subsecretario de Fiscalización y Recomposición de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan Trebino, aseguró ayer que «lo que pasó fue grave y hay que ocuparse». «No hay que generar pánico ni decir que no pasó nada. Lo que pasó fue grave y hay que ocuparse. Eso implica tareas urgentes pero también un monitoreo a corto, mediano y largo plazo. Hacer hoy una evaluación del impacto ambiental sería apresurado e imprudente», sostuvo Trebino.
El funcionario, que indicó que la Subsecretaría se presentó por pedido de los vecinos porque no tiene competencia en el hecho, describió que en coordinación con el Municipio de Mercedes y con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) se realizó ayer la toma de muestras de suelo y agua, cuyos resultados estarán de cinco a siete días hábiles. «También realizamos un relevamiento aéreo de toda la zona para analizar la topografía del terreno, uso del suelo, etc», describió Trebino e indicó que «el problema son los líquidos que salieron de la planta y se depositaron en las cunetas del frente y del lateral izquierdo».

Acciones.
Sobre las actuaciones urgentes, el funcionario señaló que «la empresa removió las tierras de estos lugares y la acumuló en una zona impermeabilizada». Por su parte, fuentes de la OPDS indicaron que también se tomaron muestras «al día siguiente del siniestro y el martes» no sólo en el lugar, sino también en los pozos de una decena de casas cercanas.
A la clausura de la planta realizada por el municipio el día del siniestro se sumó el martes la clausura del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible y Ambiente de Nación «para garantizar que la remediación sea la única actividad allí hasta que esté concluida».
La explosión en la planta generó un fuego que alcanzó grandes proporciones, que combatieron Bomberos Voluntarios de Mercedes, Navarro, Luján, Suipacha, General Rodríguez y San Andrés de Giles.

Un fallecido.
Rubén Ponce, de 42 años, quien estaba en el lugar, cayó a una zanja donde estaban los líquidos vertidos, se quemó el 40 por ciento del cuerpo y tras permanecer internado seis días falleció. Por el incendio se abrió una causa «en pos de determinar si existieron negligencias o la comisión de delitos de acción pública» cuya investigación está realizando la Unidad Funcional de Instrucción Nº 6 del Departamento Judicial Mercedes, a cargo de Luis Carcagno, con la intervención del Juzgado de Garantías Nº 3 Departamental.
La planta es de categoría 3 y comenzó a funcionar en 2014; según fuentes del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible tenía su estudio de impacto ambiental en condiciones. Según un parte del Ministerio Público Fiscal de Mercedes, los primeros datos que se conocieron de los líquidos derramados indican que se trataría de «biodiesel, glifosato y componentes para el desarrollo del mismo producto», a lo que desde Ambiente de Nación suman el paraquat, un herbicida de amonio. (Infocielo.com/Télam)