Moyano y un millón de firmas

El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, pidió ayer prepararse para “una batalla”, al presentar desde Neuquén su campaña para juntar un millón de firmas en busca de que se elimine el tope a las asignaciones familiares y se incremente el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.
“Preparémonos, ésta es una batalla”, anticipó Moyano ante un colmado predio del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, donde se mostró junto al titular de ese gremio y número dos de su CGT, Guillermo Pereyra.
“Hemos pedido venir aquí con esta iniciativa popular que prevé la Constitución Nacional para proponer un proyecto para que de una vez aquellos que dicen que abrazaron la causa peronista o se rasgan las vestiduras hablando de los Juan Domingo Perón y Eva Perón terminen con la discriminación de los trabajadores”, destacó el líder camionero.
“El que está en desacuerdo con lo que pedimos está traicionando los principios del justicialismo”, desafío Moyano, en un claro mensaje a la Casa Rosada.

Un millón.
La iniciativa del moyanismo prevé recolectar el millón de firmas necesario para impulsar en el Congreso nacional un proyecto que elimine el límite por el cual los trabajadores dejan de cobrar las asignaciones por hijo, ya que en la actualidad ese beneficio les llega sólo a quienes perciben salarios inferiores a los 5.200 pesos.
En un duro discurso el camionero anticipó que la CGT juntará más de un millón de firmas y marcharán al Congreso para que los legisladores “sordos, mudos y ciegos escuchen a los trabajadores y no se escondan detrás de ninguna orden de nadie”.
Moyano aseguró: “Siempre aparecen los idiotas útiles que dicen que somos funcionales a la derecha y otros que nos sentamos con los explotadores”.
“Hace rato que no comemos con ellos, con los que han traicionado a los trabajadores y que son los que tienen miedo de representarlos”, ironizó el dirigente de la CGT.
“No sé si somos más o menos, pero sabemos que estamos al lado de los trabajadores y eso es la fortaleza que nos hace diferentes”, agregó.

Proyecto de ley.
En otro tramo de su discurso, en el que compartió escenario con sus hijos Facundo (Peajes) y Pablo (Camioneros), Moyano reiteró que a través de los diputados de la CGT en el Congreso de la Nación presentarán un proyecto de ley que incluya 21 puntos con los reclamos del sector.
Entre ellos, además de las asignaciones familiares y el mínimo no imponible, habrá un apartado de tinte mucho más político que gremial: un reclamo para reformar el sistema de Coparticipación Federal.
“No es posible que el gobierno maneje todos los fondos y cuando un gobernador se le pone en contra perjudican a toda la provincia y no les importa. Eso no puede ser. Fíjense Buenos Aires que se enfrentó y le cortaron los víveres, fíjense hasta qué punto es la perversidad que tiene que no les importa nada”, disparó el camionero.

Empleos.
Además exigió al Gobierno que se generen puestos de trabajo y no se entreguen subsidios: “No hacemos nada con darle subsidio a los que no tienen trabajo, hay que darle trabajo con salario digno, es la única forma que tiene el país para salir adelante”.”Hay que despertarse. No se van a poder ocultar, van a tener que poner las que tengan que poner para dar respuesta a los trabajadores para que se aumente el mínimo no imponible, que es una vergüenza”, añadió.
Previamente, Pereyra había advertido “si a los formadores de precios no se los controla como se debe nos va a comer la inflación”, y apuntó duro contra la CGT cercana al Gobierno: “Los dirigentes que firmaron un salario mínimo vital y móvil de 2670 pesos sonreían y festejaban un logro cuando en realidad traicionaban a los trabajadores”, reprochó. (NA)