viernes, 25 septiembre 2020
Inicio El Pais Murió César Cigliutti: presidente de la Comunidad Homosexual Argentina

Murió César Cigliutti: presidente de la Comunidad Homosexual Argentina

El matrimonio igualitario «fue algo épico» porque la Iglesia «hablaba de guerra santa», declaraba a Télam en julio pasado César Cigliutti, el presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), fallecido este lunes en Buenos Aires a los 63 años.

Cigliutti y su pareja, Marcelo Suntheim, pasaron tres veces por un registro civil en la búsqueda de conquistar derechos para el colectivo y concretar su unión civil en 2003, tras una larga batalla legal que culminó con la aprobación de la primera Ley de Unión Civil para parejas de mismo sexo en América Latina.

«Cuando tenés una posición como la de Bergoglio, que hablaba de guerra santa, lo que estás haciendo es una guerra porque te la declararon ellos», dijo entonces a Télam el referente histórico con más de 36 años de activismo, a diez años de la sanción de la ley.

Ocho años antes de legalizarse el matrimonio igualitario, la Legislatura porteña había convertido en ley municipal el proyecto de la CHA de unión civil «el primer antecedente de reconocimiento del Estado» a estas parejas y «el más importante para la futura ley de matrimonio igualitario».

La respuesta del sector más reaccionario de la sociedad fue un anticipo de la que ensayarían ante el matrimonio igualitario, porque cuestionaban «qué iba a pasar con los hijos» y durante la votación «empezaron a sonar los teléfonos de los legisladores y era toda la curia pidiendo que no votaran la ley».

Por eso, el resultado también «fue peleado» y se obtuvo «por muy poco» margen.

El 21 de enero de 2008, Cigliutti y Suntheim se casaron en el ayuntamiento de Madrid denunciando que no lo podían hacer en su país; el matrimonio fue celebrado por el concejal de Madrid Luis Asúa Brunt del conservador Partido Popular, «quien hasta nos leyó un poema».

Cuando en 2009 comenzó el debate en Diputados de dos proyectos de ley para incluir a las parejas LGBT en la del matrimonio civil que eran apoyados por otras organizaciones, la CHA resolvió entonces respaldar también estas iniciativas y no volver a presentar su proyecto de unión civil a nivel nacional.

De «la noche más fría de mi vida», la del 14 al 15 de julio de 2010, Cigliutti rememoró que al momento de escucharse el resultado de la votación por las pantallas que transmitían en vivo a la calle, «se produjo un silencio» en la plaza colmada de organizaciones políticas, de derechos humanos y de la diversidad, «y de repente se nos fue el frío».

El 28 de junio del año siguiente, el Registro Civil de las Personas aceptó por primera vez inscribir un matrimonio entre personas del mismo sexo celebrado en el extranjero: el suyo.

REFERENTE.

En otra oportunidad, Cigliutti destacó a esta agencia que Argentina es un «referente para la comunidad internacional» en derechos LGBT, y afirmó que un ejemplo de ello fue estar entre los los primeros países en el mundo en aprobar la unión civil.

«Todas nuestras luchas en la CHA están enmarcadas en un contexto de defensa de los derechos humanos que enriquece aún más la situación, y especialmente en esta última década contamos con la colaboración y articulación del gobierno nacional», destacó.

Explicó que la organización «participó de la redacción de la ley de identidad de género» y consideró «que hasta hoy es una de las mejores del mundo porque también incluye el acceso a la salud integral para las personas trans».

En relación con las leyes sancionadas en el país en este ámbito, Cigliutti enfatizó en la oportunidad la importancia de que hayan sido «aprobadas con consenso social, es decir que la sociedad estuvo de acuerdo».

Recientemente, Cigliutti anunciaba que CHA continuará «trabajando con los ministerios de las Mujeres Géneros y Diversidad y el de Salud, porque todavía existen clínicas y hospitales en todo el país que excluyen de la donación de sangre a las personas homosexuales, para que se garantice el cumplimiento de la resolución vigente».

Fue en ocasión de que el Consejo Administrativo del Hospital Garrahan resolviera «cambiar los criterios de autoexclusión de donantes» de sangre y dio de baja de la web «el cuestionario en el que se hacía referencia a la negativa de donación a hombres que tienen sexo con hombres».

En el activismo de Cigliutti a través de CHA, también se destaca haber obtenido el reconocimiento de la pensión por fallecimiento para parejas del mismo sexo e impulsar campañas como Stop-Sida. (Télam).