Inicio El Pais Nación lanzó una guía de alimentación saludable para los colegios

Nación lanzó una guía de alimentación saludable para los colegios

La prohibición de vender bebidas azucaradas y alimentos altos en grasas y sodio en las escuelas, así como una serie de recomendaciones y criterios sobre alimentación infantil son la base de la «Guía de entornos escolares saludables» que este jueves presentaron desde Nación.

«Esta guía está destinada a empezar a controlar y prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil», señaló el secretario de Gobierno de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein.
El funcionario explicó que el objetivo es «trabajar en la agenda de los chicos que verán en buena medida hipotecado su futuro, no sólo el individual, sino el que tendremos como país dentro de 30 años si no tomamos algunas decisiones ahora».
Rubinstein agregó que los niños y adolescentes «pasan la mayor parte del tiempo en la escuela, donde tienen modelos de referencia y en donde les debieran enseñar no solamente las habilidades que tienen que ver con el aprendizaje tradicional, sino también cuestiones tan importantes como la alimentación saludable, la actividad física y los buenos hábitos y estilos de vida».

Por su parte, el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro, reconoció que «hay mucho para hacer» y aseguró que «hará llegar la guía a las 24 jurisdicciones del país». «Los chicos pasan muchas horas en las escuelas y es allí donde nacen los hábitos, la educación y el cambio cultural para una alimentación saludable», afirmó.

Asimismo, la directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj, advirtió que «la situación epidemiológica de sobrepeso y obesidad infantil en Argentina es muy preocupante». «Es una epidemia que está creciendo y que hoy afecta a más de uno de cada tres niñas, niños y adolescentes. Además, la obesidad no sólo es un factor de riesgo de diabetes, cáncer o enfermedad cardiovascular, sino también, en el corto plazo, de dificultades en la inserción social de los chicos, discriminación, bullying y reducción del rendimiento escolar», puntualizó.

¿Qué dice la guía?

En líneas generales, la guía recomienda ofrecer comidas estructuradas en desayuno, almuerzo y merienda con la «adecuación nutricional correspondiente por grupo etario», darles a los chicos agua segura como única bebida, garantizar la opción de alimentos libres de gluten y regular las ventas en los kioscos en las escuelas.

Asimismo, entre sus sugerencias incluye incorporar alimentos tradicionales por región, «respetando la diversidad cultural y los recursos locales», así como fomentar la realización de huertas escolares y evitar la ingesta de frituras.

Los comedores escolares deben «incluir frutas como postre» en sus menúes y garantizar que se brinde «de manera exclusiva» una oferta de alimentos y bebidas saludables «que incluya productos de buena calidad nutricional, priorizando aquellos naturales o mínimamente procesados».

Con respecto a la venta en kioscos dentro de las escuelas, la guía sugiere «prohibir las bebidas azucaradas, las golosinas y snacks», y «capacitar a los encargados de la concesión en alimentación saludable, etiquetado nutricional e higiene y manipulación de alimentos».

Los comedores deben, además, «informar periódicamente» la programación de sus menúes a las familias «para que puedan completar la ingesta diaria recomendada de niños y adolescentes», evitar el agregado de sal a las comidas y no colocar el salero ni sobres de sal sobre las mesas.

También se debe garantizar que el tiempo destinado a las comidas escolares «tenga una duración mínima de 20 minutos para desayunos y meriendas y 30 minutos para almuerzos».

«Muchos niños y adolescentes crecen en entornos obesogénicos, lo que favorece el sobrepeso. La institución educativa es un escenario privilegiado para promover la salud y el desarrollo de una alimentación y estilos de vida saludables, dado que desempeña una importante función en la vida de los chicos», señaló la Secretaría de Salud en un comunicado. (Télam)