Inicio El Pais "No admiten el desastre que han hecho"

«No admiten el desastre que han hecho»

EL PRESIDENTE ALBERTO FERNANDEZ ASUMIO LA CONDUCCION DEL PJ

El presidente Alberto Fernández aseguró el lunes que «la discusión sigue siendo desarrollo o especulación financiera», al asumir la presidencia del Consejo del Partido Justicialista (PJ), oportunidad en la que también criticó a la alianza opositora Juntos por el Cambio porque, dijo, «escriben libros donde no son capaces de admitir el desastre cometido», en referencia al ex mandatario Mauricio Macri.
En un acto realizado en el club Defensores de Belgrano, en el barrio de Núñez, Fernández hizo alusión a la alianza opositora Juntos por el Cambio y dijo que «los que ganaron la elección de 2015 eran cultores de la idea de que, en la división internacional del trabajo, nuestro rol era alimentar al mundo», lo que provocó que «de nuevo el desarrollo industrial quedara postergado con la caída de 23.000 pymes».
«Llegamos para volver a industrializarlo, para el desarrollo en cada región de país», sostuvo el Presidente, y amplió: «Para nosotros no es un debate, la prioridad es desarrollarse y distribuir equitativamente. La discusión sigue siendo desarrollo o especulación financiera», completó.
Fernández contó que, después de las elecciones de 2019, el peronismo heredó «una Argentina muy dañada, en terapia intensiva, que se contagió de Covid», y manifestó, al destacar la conformación del Frente de Todos: «Ante tanta desgracia era necesario estar unidos y cerca, y la unidad debe ponernos felices».
«En la unidad logramos el triunfo, fuimos capaces de enfrentar una tremenda pandemia, recuperar economía y trabajo, cuidando la salud de nuestra gente, vacunando a todos los argentinos y argentinas», sintetizó el primer mandatario.
Fernández indicó que «otros se levantan de la cama, hacen Zoom y critican», en referencia al encuentro partidario que encabezó hoy Macri, y criticó también que «escriben libros donde no son capaces de admitir ni cercanamente el desastre que han hecho».
«Nuestro proyecto es integrador, federal, sin desigualdades, de inclusión y trabajo, que no quiere favorecer la especulación financiera», remarcó Fernández, y resaltó que el objetivo es «volver a poner en el escenario social» a quien «quedó sumergido en la pobreza o quedó sin trabajo o al empresario que da empleo».
«Llegamos al mundo de la política para representar a los que no tenían voz, los desposeídos, a los cabecitas negras y descamisados, fuimos el hecho maldito del país burgués pero también el que más alegría le trajo a la inmensa mayoría de argentinos que trabajan», completó el mandatario.
Tras convocar a todos los jóvenes a «militar con más fuerza que nunca» y resaltar que «hubo muchos en pos de sus ideas que dejaron sus vidas», Fernández ponderó la unidad del peronismo al advertir que «divididos» permitían que «los sinvergüenzas de siempre se hicieran del poder en desmedro de los que más necesitan».
En el acto de asunción el Presidente estuvo acompañado por todos los sectores del peronismo que consensuaron la lista denominada «Unidad y Federalismo», que representa a los distintos espacios dentro del movimiento justicialista, incluidas agrupaciones como La Cámpora, que había quedado afuera del PJ en 2016.
Bajo la premisa de «unidad en la diversidad», el Consejo del PJ nacional junto a Alberto Fernández como presidente estará integrado por la vicepresidenta 1°, la diputada nacional Cristina Álvarez Rodríguez; vicepresidente 2°, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; vicepresidenta 3°, la vicegobernadora de Chaco, Analía Rach Quiroga; vicepresidente 4°, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur y la vicepresidenta 5°, la diputada nacional Lucía Corpacci.

Vacunación.
Por otra parte, el Presidente celebró la aplicación del primer millón de vacunas contra el coronavirus en la provincia de Buenos Aires, y tras ponderar el trabajo realizado para conseguir dosis que son «escasas», sostuvo que la vacuna debiera ser considerada «como un bien global al que todos deben poder acceder».
«Nos preocupa que la vacuna sea gratuita, que todos tengan acceso. No concebimos la vacuna como parte del comercio, la consideramos como un bien global al que todo el mundo debe poder acceder», sostuvo Fernández al encabezar ayer al mediodía un acto que se realizó en la Universidad Nacional de Lanús, donde funciona uno de los 617 vacunatorios provinciales en los que se superó el primer millón de vacunas aplicadas.
Al referirse a las campaña de inmunización, el mandatario criticó a los dirigentes opositores que hablan de «improvisación» y recordó que el Gobierno nacional comenzó a trabajar para conseguir vacunas durante el año pasado.
«Leía un comentario sobre la improvisación. Lo que menos hay es improvisación; hay un enorme esfuerzo. Hicimos acuerdos con todos los que quisieron hacer acuerdos con nosotros y que nos pedían cosas razonables», dijo Fernández en referencia a los laboratorios que fabrican la Sputnik V, la Sinopharm y la AstraZeneca.
El Presidente -que estuvo acompañado en el estrado por el gobernador Axel Kicillof y por los ministros del Interior y de Salud, Eduardo de Pedro y Carla Vizzotti, respectivamente- dijo que, con las vacunas contratadas, se aspiraba a vacunar a los grupos prioritarios antes de finales de marzo pero sostuvo que esa meta «se va a extender un mes».
En ese sentido, destacó que, si se cumplen las estimaciones, se habrá «podido cumplir el objetivo de vacunar a las personas que más riesgo tienen antes de que abril termine». (Télam)