Inicio El Pais "No está en discusión la propiedad privada"

«No está en discusión la propiedad privada»

EL PRESIDENTE Y LOS DESALOJOS EN GUERNICA Y ENTRE RIOS

Luego de que los jueces de Buenos Aires y Entre Ríos resolvieran conflictos por ocupación de tierras en sus distritos con sendos desalojos, el mandatario nacional aclaró que estuvo al tanto de la situación porque los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) lo informaban y remarcó que «fue la Justicia quien resolvió ambos casos».
A primera hora de la mañana, Fernández publicó una serie de mensajes vía Twitter señalando que los conflictos «se resolvieron respetando el juego de las instituciones que la República impone. Lo ocurrido en Guernica fue producto del accionar policial dispuesto por la justicia», dijo, y agregó que «la justicia ya había decidido sacar a la gente de ahí, pero postergó una y otra vez la decisión hasta que finalmente dio la orden y se cumplió de forma razonable porque no hubo heridos ni tuvimos que lamentar ninguna muerte».
«Se resolvió con intervención de la justicia y el gobierno provincial en una situación muy compleja» agregó, antes de opinar que fue «una decisión judicial que la policía ejecutó mientras la provincia hizo un trabajo enorme y silencioso para detectar las familias que tenían una verdadera necesidad de vivienda y fueron reubicadas», completó.

«Conflicto social».
Sin embargo, también aclaró que se trató de «un conflicto social y no un conflicto penal» y que por eso «hay que resolverlo en la dimensión social como hizo la provincia». «No se trata de ir con topadoras y enorgullecerse de tirar abajo casillas. Hay mucha gente que necesita» agregó.
Fue entonces cuando el presidente afirmó: «jamás la propiedad privada estuvo en discusión en Argentina, eso nunca fue un tema de debate y absolutamente nadie promueve toma de tierras», desde el gobierno.
También recordó «desde el inicio de la toma en Guernica, los intendentes y el gobernador Axel Kicillof se manifestaron en contra» aunque consideró que en la toma de tierras «se mezcla una necesidad social que hay que atender», porque muchas personas «necesitan un techo donde vivir». Pero también existe «una intencionalidad política porque muchos aprovechan para hacer ruido», así como también «hay sinvergüenzas que se meten en tierras ajenas y lucran alquilando o vendiendo tierras que no son suyas».
Fernández destacó el trabajo del gobierno bonaerense, que hizo un «trabajo enorme para detectar a más de 600 familias que necesitaban dónde vivir y reubicarlas» y recordó que antes del desalojo en el predio sólo quedaba «un remanente, que es un sector que toma tierras con un fin económico y utilizando la necesidad de la gente con una clara identidad política».

«Una disputa familiar».
En cuanto al conflicto en un campo de la familia Etchevehere en Entre Ríos, que involucró a Luis Miguel Etchevehere, ex presidente de la Sociedad Rural y ex ministro de Agroindustia durante la gestión de Mauricio Macri, y su hermana Dolores. El presidente marcó diferencias con el caso de Guernica, porque el episodio entrerriano «fue claramente una disputa familiar que la justicia resolvió».
Sin embargo, Fernández consideró que la problemática está relacionada con la falta de tierras para la producción agrícola de pequeños productores y arraigar familias en zonas rurales. «La idea base de Juan Grabois de buscar tierras fuera de los grandes conglomerados para que la gente las explote es una idea a tener en cuenta, no es una idea descabellada».
«Es una idea para recuperar la vitalidad del campo porque la realidad hizo que durante la historia argentina, y ahora con la producción de soja, provocara más desempleo en los campos y se hacinara la gente en centros urbanos donde no encuentran lugar para vivir», agregó.
Grabois, dirigente social y uno de los abogados de Dolores Etchevehere, encabeza el Proyecto Artigas que propone un «modelo agrario sostenible, libre de agrotóxicos y explotación». «Para nosotros no sobra nadie y hay que ofrecer una solución a esa gente y dar el debate sobre la vivienda y el arraigo en zonas del campo con una producción ecológica de frutas y verduras».
«El método no es ocupar campos y eso lo tiene claro también Grabois, pero en Entre Ríos había un conflicto familiar donde uno de ellos se los cedía», aclaró.
Consultado sobre eventuales proyectos para que tierras fiscales sean cedidas a productores de la agricultura familiar, afirmó: «deberíamos pensar que se permita entregar esas tierras a los que verdaderamente quieran producirlas con una vocación social de volver a la producción ecológica. Hay que pensar soluciones de este tipo porque permiten sacar a la gente del hacinamiento y darles tierras para producir, ya que hoy también hay mucha demanda de productos elaborados ecológicamente y sin agrotóxicos, tienen un gran mercado y le daría posibilidad de vivir a mucha gente», concluyó.

Más cámaras y patrullas
Cuando el gobierno gasta en seguridad, está invirtiendo “en los que menos tienen” porque son los que “más frecuentemente son víctimas de delito” dijo el presidente, durante un acto destinado a entregar nuevos patrulleros en Lomas de Zamora, donde aseguró que disponer más cámaras y móviles policiales en las calles significa “que el Estado de derecho está vigilando a los delincuentes”.
“Que estos móviles empiecen a circular es un mecanismo de prevención: es advertirle al que quiere delinquir que el estado de derecho los está vigilando, al igual que poner más cámaras”. Según el mandatario, “el que tiene menos recursos necesita imperiosamente subirse a un colectivo y caminar por las calles y lo que debe garantizar un estado de derecho es que lo pueda hacer con seguridad, sin temor ni riesgo de ser asaltado y perder la vida por un celular o un par de zapatillas”.
Por eso señaló la importancia de que la policía cuente con “elementos para combatir la delincuencia” porque “la primer víctima de la delincuencia es el ciudadano más humilde, el que transita las calles”. “Mucha prevención significa que menos gente se va a dedicar a delinquir y que Argentina tenga un mejor estado de derecho. Reivindicarlo el día de la democracia es lo mejor que podemos hacer”, agregó en referencia a los 37 años del triunfo electoral de Raúl Alfonsín en 1983, que se cumplieron ayer. “Recuperar la democracia es algo que debemos celebrar todos los días, fundamentalmente aquellos que vivimos en la dictadura”, resaltó.