“No hablan de bajar la ganancia”

SIGUEN LOS CRUCES ENTRE LA CGT Y EL GOBIERNO

En plena negociación con el Gobierno para intentar un acuerdo por los bonos de fin de año, la CGT advirtió ayer que “20 millones de personas” son representadas por los gremios y así salió a cruzar al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien había señalado que no se harán concesiones a la central obrera porque “se debe gobernar para 40 millones de argentinos”.
“Las declaraciones no fueron acertadas, no comparto para nada las afirmaciones de Frigerio. Si es por los 40 millones le quiero aclarar que de esos cuarenta, 20 millones son representados por el movimiento sindical”, aseguró el secretario general del sindicato de Canillitas, Omar Plaini.
“La esencia de este gobierno es bajar lo que ellos llaman el costo laboral, pero nunca hablan de bajar la extraordinaria ganancia que tiene el sector empresarial”, añadió el dirigente moyanista en declaraciones a radio Nacional.
Este cruce de declaraciones sumó tensión en el inicio de una semana que estará plagada de negociaciones informales entre representantes de la Casa Rosada y la central obrera, tendientes a lograr un acuerdo que desactive el paro general que planea lanzar la CGT en caso de que el ofrecimiento oficial no satisfaga sus reclamos por un bono de fin de año para trabajadores activos, jubilados y desocupados, además de la excepción de Ganancias para el próximo medio aguinaldo.
Si bien la mayoría de los pedidos serían atendidos por el Gobierno, el punto que genera más dificultades es el otorgamiento de un bono para los trabajadores activos, tanto del sector público como del privado, para lo cual el equipo económico está conversando con empresarios.

Prat Gay.
El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, advirtió que el Gobierno está decidido a focalizar cualquier “ayuda” que resuelva para fin de año sólo en los sectores “más vulnerables y en los que menos tienen”.
“Lo que dijimos en la reunión (del jueves con la CGT) y vamos a mantener es: cualquier ayuda que decida el Gobierno nacional a fin de año va a estar concentrada en los sectores más vulnerables y en los sectores que menos tienen”, aclaró el funcionario tras el pedido sindical para eximir de Ganancias al aguinaldo.
Y afirmó que el Gobierno fue “muy cuidadoso” al acordar primero con los gobernadores una reforma del impuesto a las Ganancias, que aminore su impacto sobre los salarios de forma “gradual” para cumplir paulatinamente “lo que se prometió” de eliminar el tributo, pero sin desfinanciar al Estado.
En línea con lo expresado el fin de semana por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, Prat Gay advirtió a la CGT que la gestión está para atender a los 40 millones de argentinos, y no sólo a los 6 millones de afiliados que tienen los gremios con, por ejemplo, un cambio brusco en Ganancias.

Antecedentes.
Prat Gay citó el antecedente de 2015, cuando a poco de haber asumido la gestión de Mauricio Macri eximió de Ganancias al aguinaldo y dio un bono de 400 pesos a ocho millones de personas, entre jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.
“Ya hay un antecedente en esta gestión de que estamos dispuestos a hacer eso. Simplemente ahora lo ponemos en una mesa más amplia de diálogo en la que están empresarios, sindicatos, Gobierno y provincias. No podemos dejar a nadie afuera”, expresó el ministro. (NA)

Compartir