Inicio El Pais "No logramos que nos escuchen"

«No logramos que nos escuchen»

MOVILIZACIONES CON DISTANCIA SOCIAL Y ACTIVISMO VIRTUAL PARA EXIGIR "NI UNA MENOS"

El movimiento de mujeres y diversidades de género conmemoró ayer los cinco años del nacimiento del «Ni una Menos», un hito en la historia del feminismo argentino por la masividad y transversalidad que tuvo esa primera gran movilización en todo el país contra los femicidios y la violencia machista.
Fue un aniversario diferente, marcado por el aislamiento producto de la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, que tuvo como principal acción la lectura de un documento del colectivo «Ni una Menos», difundido en vivo por las redes sociales, con una serie de denuncias y reclamos.
Pese al contexto de cuarentena, militantes feministas de varias organizaciones de izquierda se hicieron presentes en Plaza de Mayo y leyeron su propio documento, con la consigna «el Estado es responsable».
En varias ciudades del interior del país, que ya avanzaron a la fase 4 de la cuarentena y donde los riesgos de contagio en el espacio público son mucho menores, también hubieron manifestaciones de mujeres por el «Ni una Menos», con barbijo y respetando el distanciamiento social. Otras provincias optaron por realizar reuniones virtuales.

Documento.
El documento que leyó el colectivo «Ni una Menos» llevó como título «vivas, libres y desendeudadas nos queremos» e hizo un repaso por las injusticias que padecen las mujeres y disidencias, en particular las minorías de trans y travestis.
También hubo una mención a la «muerte evitable» de la dirigente social Ramona Medina en la villa 31, un alerta por las violaciones de niñas y jóvenes, y el reclamo persistente por el aborto legal.
«Queremos poner en primer lugar la deuda con la historia trágica del colectivo trans, travesti, llena de muertes evitables por la falta de una decisión política, que se resume en tres palabras: treinta y cinco años de promedio de vida», destaca el texto.
«No logramos que nos escuchen. Se conformaron con una ley que nos abrió las puertas a la civilización, pero nadie nos invitó a comer en su mesa», denunciaron.
Para el colectivo, lo que muestra «esta crisis es que las violencias que venimos denunciando hace años se profundizan y tirar abajo el patriarcado se torna innegociable».
«Queremos derechos para las trabajadoras sexuales. Exigimos políticas integrales para personas en situación de explotación sexual que garanticen el derecho al trabajo», señala el documento en otro pasaje.
Por otra parte, reclaman que para que se haga efectiva la consigna «Ni Una Menos», se apruebe la Emergencia Nacional en Violencia de Género.
«Queremos 100 mil promotoras en prevención de violencia, para que se reconozca y se remunere el trabajo de acompañamiento que día a día realizamos, siendo un nexo con los dispositivos del Estado que son los que deben dar respuestas», indican.
«Sabemos que la violencia machista se incrementa en cuarentena: el confinamiento se convirtió en un infierno para miles que deben pasar las 24 horas del día con sus agresores. Exigimos la protección para las mujeres, trans, travestis, lesbianas y no binaries, mujeres con discapacidad e hijas víctimas y el aislamiento de los violentos», reclaman.
«Hoy tenemos que salir con la boca tapada, pero nada tapa nuestro grito y las muchas maneras de decirlo: Ni una travesti menos, Ni una trabajadora menos, Ni una trabajadora sin salario menos, Ni una afro menos, Ni una indígena menos, Ni una migrante menos, Ni una negra menos, Ni una sin tierra, Ni una sin vivienda, Ni una muerta más por aborto clandestino», finalizan.

El origen
El 10 de mayo de 2015, el hallazgo del cuerpo sin vida de Chiara Páez, una adolescente embarazada de 14 años asesinada por su novio en Rufino (provincia de Santa Fe), generó conmoción en la opinión pública y motorizó la convocatoria del Ni una Menos. El 3 de junio la plaza del Congreso, desbordó de gente. No solamente hubo una concentración sin precedentes en la Capital con un estimado de 300.000 personas, sino que la marea se desparramó por todo el país y hubieron réplicas en 80 ciudades.

Repensar roles.
El presidente Alberto Fernández dijo que «hace 5 años se producía un hito en nuestra historia reciente. #NiUnaMenos expresó la violencia y la desigualdad que sufren las mujeres y que nos obliga, a los varones en particular y la sociedad en general, a repensar roles y conductas. Desde el Estado debemos seguir ese camino», expresó el mandatario en su cuenta de Twitter.
El Presidente acompañó la publicación con la fotografía de una mujer que sostiene una bandera con la inscripción «Ni Una Menos» en la Plaza de Mayo. (Télam/NA)