Inicio El Pais "No puedo ser parte de un plan con el que no tuve...

«No puedo ser parte de un plan con el que no tuve contacto»

LAGOMARSINO VOLVIO A RECLAMAR QUE SE REALICE EL JUICIO POR LA MUERTE DE NISMAN

El técnico informático Diego Lagomarsino, procesado como partícipe necesario de la muerte de Alberto Nisman y con tobillera electrónica con GPS, negó ayer tener relación con unas supuestas llamadas de un espía cerca de su casa el día de la muerte del fiscal y afirmó que en esta causa «lo que no existe se inventa». Luego de que una nota periodística publicara una información sobre 27 llamados que habría hecho un supuesto espía cerca de la casa de Lagomarsino horas antes de la muerte de Nisman, el ex colaborador del fiscal señaló: «No hay nada de lo que dice la nota de Clarín en el expediente. En el Juzgado me dijeron que no hay nada de eso».
«No sé de dónde lo sacaron. Hay que ver a qué distancia estaba la antena y llamar al titular de la línea para que declare», expresó. En declaraciones periodísticas volvió a negar ser parte de los servicios de inteligencia. «Yo no soy de los servicios. Pero en esta causa parece que lo que no es, se inventa», expresó Lagomarsino.

Peritaje.
En ese sentido, continuó: «Lo comprobé con un montón de cosas, con lo que dijo Gendarmería encontrando golpes que no encontraron ni los peritos de la Corte ni el perito Raffo. Es bochornoso el peritaje de Gendarmería». En tanto, tras la publicación en los medios de pericias telefónicas que supuestamente detectaron a un espía cerca de la casa de Lagomarsino, el técnico informático también amplió sus dichos y expresó: «Que una persona se acerque a una celda (de telefonía) no hace que esté al lado de otra, ¿no?». «Lo importante es que si identificaron al teléfono pueden identificar a la persona y si identifican con quién habló pueden llamarlos a declarar para preguntarles de qué hablaron», planteó Lagomarsino.
«Entonces, esa persona pudo haber estado al lado de la celda o a un kilómetro y pico. No tiene por qué haber estado al lado mío. Además, (la pista) como si todos los agentes de la SIDE estuvieran trabajando atrás de Nisman. Creo que la SIDE también se dedica a otros temas», agregó.

Juicio oral.
Lagomarsino reiteró que no formó parte de un plan para matar al fiscal y reclamó, una vez más, que la causa en la que se lo investiga pase a juicio oral en el que pueda verse que es inocente porque, dijo, «se puede juzgar lo que hay, no lo que no hay». «No puedo ser parte de un plan con el que no tuve contacto, ni una llamada telefónica, nada», sostuvo.
Además, recordó que a él ya lo «investigaron y no encontraron ni un solo contacto extraño». «Es obvio que en estos cinco años investigaron a todos mis contactos y no encontraron nada. Se puede juzgar lo que hay, no lo que no hay», acotó.

Arma.
El especialista en informática quedó involucrado en la investigación por ser el dueño del arma de la cual salió el disparo que mató a Nisman, aunque asegura que el fiscal se la había pedido prestada porque temía por la seguridad de sus hijas y que por eso se la dio. El fiscal Eduardo Taiano y el juez Julián Ercolini lo sindicaron en 2017 como quien facilitó el «arma amiga» para que se concretara el supuesto homicidio de Nisman y para que luego se pudiera hacer pasar por un suicidio.
«No hay en el mundo una persona tan estúpida de poner un arma registrada a su nombre para semejante ilícito», se defendió Lagomarsino, a la vez que remarcó no hay nada en el expediente que permita tener por acreditado el supuesto homicidio. El perito informático aseguró «no tener idea de por qué se suicidaría Nisman». «No soy psiquiatra. Él tenía miedo que lo sacarán de la causa. Ahora, yo no sé si alguien se suicida porque se queda sin trabajo», apuntó Lagomarsino.
En esas declaraciones radiales consideró que pudo «haber sido un pelotudo o un dominado, pero no un asesino», y aseguró que era muy difícil decirle que no a Alberto (Nisman).
Lagomarsino sostuvo que recuerda a quien fuera su jefe «todos los días como una persona que se fue de manera espantosa» a la que no le guarda «ningún rencor». «El me pidió el arma y yo se la di a él. Después las cuestiones científicas del expediente me indican que se suicidó. ¿Cómo voy a tener rencor? Si no pudo pensar en sus hijas, por qué pensaría en mí. Era una persona que llegó a un límite», concluyó Lagomarsino. (NA/Télam)

Realizarán actos recordatorios
A cinco años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, se realizará hoy una movilización en la Plaza del Vaticano, a escasos metros del Palacio de Justicia, mientras que el domingo la DAIA realizará una ceremonia en el Cementerio de La Tablada, donde se encuentran los restos del ex titular de la Unidad Especial AMIA. A través de las redes sociales se llevó a cabo en los últimos días la convocatoria para el homenaje al ex integrante del Ministerio Público, en el que los manifestantes reclamarán a la Justicia que esclarezca el caso. Mañana habrá dos ceremonias en el Cementerio de La Tablada. En uno de ellos, el Consejo Directivo de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), encabezado por Jorge Knoblovits, llevará a cabo el homenaje, la entidad informó que «reiterará el pedido de justicia». Más tarde, en el mismo lugar, se realizará la ceremonia familiar de la que participarán la madre del fallecido fiscal, Sara Garfunkel; la ex esposa y juez federal, Sandra Arroyo Salgado; y las hijas, Iara y Kala Nisman.