“No se dejen llevar por los pesimistas”

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó ayer que el principio de acuerdo alcanzado el lunes con Repsol por la nacionalización de YPF “es muy importante” y se logró tras “nueve meses de conversaciones y charlas informales entre distintos sectores”.
“El preacuerdo está sometido a confidencialidad y, en función de respetar nuestro compromiso, no es prudente hablar de eventuales valores compensatorios, sino seríamos funcionales a cualquier cimbronazo bursátil”, remarcó Kicillof a la prensa, tras finalizar su exposición en la 61 Convención de la Cámara Argentina de la Construcción.
“El gobierno argentino ha cumplido con esa confidencialidad y la va a mantener, más allá de algunas especulaciones previas”, subrayó el funcionario al ser consultado sobre el monto que debería abonar el país en concepto de compensación.
Kicillof destacó que el gobierno argentino, con este preacuerdo “cumple con la ley de Expropiación, que precisamente dice que se debe compensar al propietario del bien expropiado”.
Al respecto, añadió que “en este caso Repsol era el propietario del 51 por ciento del paquete accionario expropiado”.
“La nacionalización de YPF, sin dudas, ha sido un punto de inflexión en materia política económica y ahora le estamos dando marco a la compensación por este cambio de control”, indicó el funcionario.

Acuerdo.
Durante la tarde de ayer, la Argentina, España y México arribaron a un principio de acuerdo acerca de la compensación por la expropiación del 51% del paquete accionario, ocurrida en abril de 2012, sujeto a ratificación de los máximos órganos rectores de Repsol.
El preacuerdo implicará fijar el monto de la compensación y su pago con activos líquidos y ambas partes desistirán de las acciones legales en curso.
Las partes coincidieron que a través de este camino “se contribuye a normalizar y fortalecer los históricos vínculos entre la Argentina, España y México, y sus empresas”.
Participaron del encuentro, por parte de España, el Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; por parte de México, el director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin; y por parte del gobierno argentino, el Ministro de Economía, Axel Kicillof; y el Secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini.
La nómina de asistentes se completó con el presidente de YPF Miguel Galuccio, el director general de negocios de Repsol, Nemesio Fernández Cuesta; Isidro Fainé en representación de la Caixa, y el Embajador argentino en España, Carlos Bettini.

Crecimiento.
Por otra parte, Kicillof, afirmó que la construcción “es la madre de las industrias” y alertó que “el vigoroso crecimiento de este año” llega a tal punto que se está viviendo un “microclima en el sector, incluso con algunos cuellos de botella por la falta de inversión privada”.
“Estamos batiendo récords históricos de consumo de cemento, a tal punto que una de nuestras preocupaciones son los cuellos de botella, que si no vienen acompañados de fuertes inversiones podrían generar presión sobre los precios”, remarcó Kicillof.
De todas maneras, advirtió que esta cuestión se está trabajando junto a las “cámaras (del sector) y proveedores de insumos, para que sea una rueda que se mueva sin generar fricción, en función de seguir construyendo la década ganada”.
El jefe de la cartera económica además agregó “no se dejen llevar por algunos mensajes pesimistas, porque durante diez años demostramos que la nube negra pronosticada por algunos sectores anuncian tormentas que no vienen son solo del Servicio Meteorológico de la economía”, aseguró.
Finalmente, Kicillof resaltó el éxito del plan de viviendas Procrear, no solo para la dinámica de la industria sino también en términos de créditos hipotecarios. (Télam)

Suben las acciones
Las acciones de Repsol cerraron ayer con una sensible mejora de 4,28% en la Bolsa de Madrid, con un precio de 19,24 euros por título, impulsadas por el preacuerdo que la petrolera alcanzó con el gobierno argentino en torno a la expropiación del 51 por ciento de las acciones que la firma española tenía en YPF.
También ganaron un 5,95% los títulos de la constructora Sacyr, uno de las principales accionistas de la petrolera, con el 9,38% del capital, mientras Caixbank, el mayor accionista de referencia, con un 12%, repuntó 2,19% en el índice nacional Ibex 35.
El otro gran accionista de Repsol es la petrolera mexicana Pemex, con un 9,34%, y Temasek, un fondo de Singapur que tiene un 6,3%.
El principio de acuerdo se encuentra sujeto a ratificación por parte del consejo de Repsol, que se reúne el miércoles en Madrid y que estaría dispuesto a dar luz verde al entendimiento, según distintas fuentes citadas por la prensa española.
Aunque oficialmente no se conocen los detalles del preacuerdo, las fuentes del sector coinciden en que supondría el pago de una compensación de cinco mil millones de dólares a Repsol en bonos del Estado argentino.
Se trata de una compensación inferior a los siete mil millones de dólares que Repsol tiene contabilizados en libros por el 51% expropiado.
La propuesta también contemplaría la creación de una sociedad conjunta entre Repsol, YPF y la mexicana Pemex para explotar el 6,4% del yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén.
A cambio, Repsol retirará todos los procesos judiciales que tiene abiertos contra el Estado argentino por la expropiación del 51% de YPF.