Noviembre con más aumentos

PRESION SOBRE LA INFLACION

Noviembre comenzó con aumentos en diversos sectores, como combustibles y cigarrillos; mientras se esperan otros para lo que resta del año vinculados con la medicina prepaga y taxis, lo cual pondrá más presión a la inflación que, según estimaciones privadas, superará el 45 por ciento en 2018.
Tras meses con fuertes incrementos como consecuencia de la marcada devaluación, noviembre tuvo un inicio con una suba de hasta 7% en los precios de los combustibles, hecho que a su vez impactará de manera directa en el costo de los alimentos por el encarecimiento del transporte de mercaderías. Es más, es probable que se aplique un ajuste más a principios de diciembre por la actualización de impuestos en el sector.
En este escenario de incrementos en los precios, el primero de este mes los cigarrillos subieron 8,4% y anotaron así el quinto incremento en lo que va del año, por lo que un atado de 20 unidades pasó a costar más de 70 pesos.
Por otro lado, el Gobierno ya oficializó la autorización a las empresas de medicina prepaga para aplicar un nuevo aumento, que será del 8,5% desde diciembre. En ese caso, acumulará cinco alzas durante el año y las cuotas mensuales que pagan 6.200.000 personas en la Argentina, tendrán así un aumento del 40,8%, apenas por debajo de lo que se estima como inflación anual.
Hacia mediados de diciembre también se actualizará la tarifa de taxis. En Buenos Aires, el servicio subirá 18% hacia mediados del último mes del año, lo que llevará la bajada de bandera tendrá un costo de $38,50.

Proyección.
Consultado sobre la situación, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, consideró ayer que el “impacto más fuerte” de la devaluación fue en septiembre y octubre, por lo que aseguró que los precios “están dejando de crecer a la velocidad de los últimos dos meses”. “Ahora vemos un dólar que tiende a estabilizarse. Y eso tuvo un impacto sobre precios”, evaluó el funcionario, quien analizó que “hay precios que tardan en ajustar más que otros”.
En ese sentido, sostuvo: “No es que los precios bajen en términos nominales, pero están dejando de crecer a la velocidad de los últimos dos meses, que fue muy fuerte”, puntualizó. De ese modo, subrayó: “Nuestra expectativa es que en los próximos meses el nivel de reacomodamiento de precios se vaya atenuando”.
Con relación a la suba de combustibles, señaló que “por un lado, hay un tema del precio del petróleo, que se incrementó”, mientras afirmó que por otro, se encuentra “el impacto devaluatorio”.

Alimentos.
Respecto del efecto que esa suba puede tener en el precio de los alimentos, Sica resaltó que “en algunos sectores donde la logística pesa más, a lo mejor puede tener impacto”.
“Nuestra expectativa es que este aumento tenga un traslado mucho menor a lo visto en otras ocasiones porque hay una mejora en la eficiencia de la estructura de costos”, remarcó.
“Estamos muy confiados en que la economía el año próximo va a empezar a recuperar la velocidad que venía teniendo en el crecimiento”, puntualizó y reiteró que las elevadas tasas de interés “son de compromiso para frenar la corrida cambiaria”.

Atraso.
El presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República, Gabriel Bornoroni, aseguró ayer que la nafta “debería aumentar un 9% más” al argumentar que todavía hay un atraso en el precio. La compañía Axion aumentó el viernes hasta 7% los precios de sus combustibles en el interior del país y se espera que el resto de las petroleras se sumen este domingo. Se trata del ajuste número 14 del año, con lo que los combustibles anotaron una suba anual del 70% promedio. (NA)