Inicio El Pais La enfermedad que aumenta en invierno y afecta principalmente a niños

La enfermedad que aumenta en invierno y afecta principalmente a niños

Se trata de la otitis aguda, una infección bacteriana del oído, la cual es la principal causa de hipoacusia en niños y suele presentarse con frecuencia en meses de bajas temperaturas, alertaron este jueves especialistas. En este sentido, aconsejaron estar atentos si un chico pregunta «qué» muy seguido o «suele subir el volumen del televisor».

«La otitis media aguda y la otitis media con efusión son dos patologías muy frecuentes en niños en los meses de frío», dijo el otorrinolaringólogo Juan Carlos Razetti. El profesional, miembro del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano de Buenos Aires, explicó que la primera «es una infección aguda del oído medio y principal causa de disminución de la capacidad auditiva en la población pediátrica». «Los casos disminuyen a partir de los seis años por una cuestión de maduración, pero hay que estar atentos a síntomas como dolor, líquido purulento en el oído medio o sordera», detalló.

La otitis media con efusión, en tanto, es la presencia de líquido en el oído medio «sin signos o síntomas de infección aguda». «Esta patología se sospecha por disminución auditiva, el niño pregunta mucho ‘qué’ y suele subir el volumen de la televisión. Se diagnostica mediante una otoscopía y estudios audiológicos complementarios», precisó Razetti.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 466 millones de personas padecen pérdida de audición discapacitante, y, de ese total, 34 millones son niños. 

Asimismo, los jóvenes que nacieron con audición normal «también están en riesgo por la exposición a ruidos de alta intensidad». «Más de 1.100 millones de personas de entre 12 y 35 años podrían padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos», alertó el organismo internacional.

La hipoacusia supone, además, un problema de salud pública con un costo mundial anual de 750 mil millones de dólares. «Hay una batería de medidas de prevención para evitar estos problemas, entre ellas la vacunación obligatoria en recién nacidos, niños y embarazadas y los programas de detección de hipoacusia en bebés», destacó la especialista en Otología Florencia Fernández.

La médica, también integrante del Servicio de Otorrinolaringología del Italiano, agregó que hay otros factores sobre los que se puede trabajar para evitar lesiones en el sistema auditivo. «Protegerse de los sonidos altos, evitar el contacto con agua sucia, usar auriculares de inserción y de copa en exposiciones laborales a ruidos de alta intensidad y no insertar objetos extraños como lápices, horquillas para el pelo, hisopos o cotonetes, que pueden producir traumatismos e infecciones, son algunos de ellos», puntualizó.

Fernández aseguró que «la mayoría de las infecciones de oído pueden evitarse si se cuidan adecuadamente». «Ante la presencia de síntomas como dolor, supuración o fiebre hay que consultar con el médico y no automedicarse», completó. (Télam)