Inicio El Pais Para la fiscal, no fue gatillo fácil

Para la fiscal, no fue gatillo fácil

PIDEN TRES AÑOS DE PRISION EN SUSPENSO PARA CHOCOBAR

Una fiscal pidió que el policía bonaerense Luis Chocobar (33) sea condenado a tres años de prisión en suspenso tras considerar que la muerte del joven que apuñaló a un turista estadounidense en el barrio porteño de La Boca, fue «homicidio agravado, con exceso en el cumplimiento de un deber». En su alegato ante el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2, Susana Pernas solicitó además seis años de inhabilitación para ejercer funciones como policía.
La fiscal descartó así la hipótesis de «gatillo fácil» incorporada por la querella que representa a la madre de Juan Pablo Kukoc (18), quien solicitó pidió la prisión perpetua para Chocobar, como autor del «homicidio agravado» de su hijo en una «ejecución extrajudicial». La fiscalía consideró probado que el oficial cometió el delito por el que llegó acusado al debate, que prevé una pena máxima de 5 años de prisión.

«Cumplió su deber».
El abogado Fernando Soto, defensor de Chocobar, advirtió que en este caso no hubo «gatillo fácil ni una ejecución» y que el policía «cumplió con su deber». En cuanto al alegato, «lo dividió en tres tramos: cumplió con su deber cuando defendió a (Frank) Wolek diciendo Alto Policía y fue el primero que llamó al 911. Destacó que corrieron los dos (ladrones) antes que nadie y que no desenfundó su arma hasta que vio que uno forcejeaba con testigos y que tenía un arma oculta».
Según Soto, la fiscal añadió que Chocobar dijo «Alto policía por segunda vez y, como no cesaba en su actitud, disparó al aire en forma disuasiva». «En el tercer tramo sostuvo que está probado que dispara durante el giro (de Kukoc) pero que se excedió y no especificó por qué». Según el abogado, la fiscal rechazó «enérgicamente» la acusación de la querella porque «de ninguna manera pudo tomarse el obrar de Chocobar como el de un homicida abusando de sus funciones».

Otra versión.
El querellante Pablo Rovatti, miembro del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico de Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación, pidió la máxima condena. En representación de Ivonne Kukoc, madre del joven fallecido, consideró a Chocobar autor de un «homicidio agravado por haber sido cometido por un funcionario de policía con abuso de sus funciones». Aseguró que mató «por la espalda» y lo definió como una «ejecución extrajudicial».
«Reconstruimos con todas las pruebas lo que en verdad pasó. La autopsia, videos, testimonios de vecinos que recuperaron la cámara, el testimonio de expertos del Cuerpo Médico Forense e incluso las pericias psicológicas a Chocobar demostraron sin lugar a dudas que cuando los vecinos le quitan a los golpes la cámara a Juan Pablo Kukoc, Chocobar dispara al aire algunas veces, los vecinos se dispersan y Juan Pablo se escapa corriendo», aseguró.
El policía «pudo ver muy bien esto, y aunque insistió en que se sintió amenazado o que Juan Pablo se habría dado vuelta para agredirlo, son versiones sin sentido, desmentidas por las dos lesiones mortales en la espalda. Y el video muestra justamente a una persona corriendo de espaldas». «En definitiva, quedó probado que Chocobar le disparó unas seis veces al cuerpo de quien corría de espaldas y no representaba ya un peligro para nadie», indicó el abogado. «También es falso que haya disparado para abajo. Están las fotos de marcas que dejaron en la pared algunos balazos. Una de ellas a 2,4 metros de altura, otra a más de un metro, si eso es disparar para abajo, entonces tengo una comprensión inadecuada del idioma español», concluyó.
Ivonne le dijo al TOM 2 «que su hijo no tuvo derecho a un juicio como tienen Chocobar y el menor imputado. La mejor prueba de que no era necesario matarlo los tiros es que justamente el otro menor que participó del robo al turista Wolek está siendo juzgado y será severamente castigado», concluyó Rovatti. (Télam)