Inicio El Pais "Perdimos todo el contacto"

«Perdimos todo el contacto»

TIA DE LA NENA ASEGURÓ QUE HACIA AÑOS QUE NO LA VEIA

La tía de Bianca Godoy, la niña de cuatro años que murió el viernes último en la localidad bonaerense de Cañuelas como consecuencia de una serie de golpes recibidos y con lesiones compatibles con una violación, aseguró que la madre de la nena y su pareja «la golpeaban». La mujer, Micaela Ibáñez, sostuvo que para su hermana, Viviana Beatriz Roldán (25), y su concubino, Federico Sebastián Espinosa (23), quienes están detenidos por el crimen, «la nena era un estorbo y les molestaba».
«Desde que Viviana empezó a verse con Federico hace casi un año y medio se volvió muy mala, antes nos veíamos todo el tiempo, pero él no la dejaba juntarse con nadie de la familia y nos bloqueó de todos lados», contó. Además, denunció que Espinosa «le hizo perder un embarazo a ella a los golpes» y que «vendía drogas», motivo por el cual se fueron a vivir lejos de la familia de Roldán: «Perdimos todo el contacto, no sabíamos dónde estaba y no vimos más a Bianca», dijo.
«Se notaba que Federico no la quería a la chiquita y que ella le tenía terror a él, tenía denuncias nuestras porque vimos cómo estaba golpeada, por eso quisimos pedirle la tenencia a la madre pero no quería saber nada», explicó la mujer.

Custodia.
La mujer comentó que el padre de la niña también había comenzado los trámites judiciales para solicitar su custodia, pero que «la Justicia no hizo nada a tiempo cuando esto se podría haber evitado». «Estoy muy sorprendida, es algo de no creer y seguimos con la esperanza de levantarnos y que sea mentira», finalizó Micaela.
En tanto, ayer, tras el velorio y el entierro de los restos de Bianca en el cementerio municipal de Monte Grande, trascendió en las redes sociales que el próximo miércoles 6 de marzo familiares y vecinos llevarán a cabo una marcha hacia la comisaría 2da. de Máximo Paz a las 21 en reclamo de justicia.

Declaración médica.
El hecho se registró el pasado 1 de marzo cuando Viviana Beatriz Roldán (25), y su pareja, Federico Sebastián Espinosa (23), llevaron a Bianca, que se encontraba desvanecida, a una sala de primeros auxilios de la localidad de Máximo Paz, donde el personal médico intentó resucitarla. Al no poder revertir el cuadro, derivaron de urgencia a la niña al Hospital Ángel Marzetti de Cañuelas, donde ingresó fallecida.
En el lugar se presentaron policías de la mencionada comisaría y entrevistaron a la madre y su pareja, quienes aseguraron que la nena se había ahogado en una pileta y que por ese motivo la habían trasladado a la sala de primeros auxilios. Sin embargo, al tomarle declaración al pediatra de guardia del sanatorio, éste manifestó que la niña tenía excoriaciones en el tórax y golpes en el rostro, tobillos y muñecas, y una herida en la región anal compatible con una violación.

Vecinos.
Vecinos de la mujer detenida incendiaron y demolieron la vivienda familiar. Tras conocerse la noticia, ayer varios residentes de la zona prendieron fuego muebles y otros elementos en el interior de la casa.
Los bomberos que se presentaron en el lugar lograron contener el incendio, que dañó la casa y su estructura de forma parcial. En tanto, este mediodía los vecinos decidieron de forma conjunta demoler la vivienda luego de considerar la posibilidad de conservarla para que el espacio funcione como un comedor comunitario.
Sin embargo, según registraron distintos canales de televisión, el grupo de personas comenzó a destruir las paredes de la casa con mazas, martillos y otras herramientas.
El domicilio había sido peritado ayer por orden de Norma Pippo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de Cañuelas, quien está a cargo de la investigación del hecho. (Télam)