Piden perpetua para Galarza

LA SEMANA QUE VIENE SE CONOCERA EL VEREDICTO

Lisandro Beherán y Sergio Rondoni Caffa, representantes del Ministerio Público Fiscal, pidieron ayer la pena de prisión perpetua para Nahir Galarza, en el marco de los alegatos y el cierre de la ronda de declaraciones en el juicio que se lleva a cabo en los Tribunales de Gualeguaychú por el crimen de Fernando Pastorizzo. El abogado Rubén Virué, que representa a la mamá de la víctima, Silvia Mantegazza, también se sumó al pedido y solicitó que la joven de 19 años sea condenada por la alevosía. “Galarza armó un plan criminal para terminar con la vida de Fernando Pastorizzo y eligió un escenario ideal para concretarlo”, planteó en su alegato final.
Los fiscales consideraron que fue un homicidio agravado por el vínculo de noviazgo, y también solicitaron el falso testimonio para Inés Correa, la vecina de los Galarza quien aseguró que vio a Fernando salir con el arma y que escuchó gritos y discusiones entre los jóvenes. Asimismo, pidieron investigar “por falsa pericia a Alicia Paday”, la psicóloga que sostuvo que la imputada habría sido víctima de violencia de género.

Declaración.
Durante la jornada de ayer se completaron los testimoniales con la declaración de Galarza, la joven de 19 años que será juzgada por el homicidio doblemente calificado por la relación de pareja con la víctima y el “uso de arma de fuego”. “Tuve mi primera relación con él (Fernando) a los 16”, contó Galarza.
En relación al vínculo entre los adolescentes, la defensa busca demostrar que no era tal para que no implique un agravante en la pena. “Nunca me planteó algo serio, yo hacía mi vida, cada uno por su lado”, declaró Nahir. “Yo me seguía viendo con otro chicos. Nunca fue mi novio. Ninguno habló del tema. Nunca me presentó en su casa y yo tampoco”, agregó. Sobre la relación entre ambos, Nahir contó: “Siempre terminaba lastimada y ni siquiera le daba importancia. Cuando se enojaba conmigo tiraba todo, gritaba mucho, no le importaba nada”, afirmó, y agregó que “el año pasado empeoraron las cosas”.

Caso.
En tanto, la estrategia de la defensa de la acusada buscará demostrar que ella era víctima de violencia de género por parte de su pareja, y que lo mató por accidente.
Fernando fue asesinado el 29 de diciembre de 2017, y desde entonces Galarza se encuentra privada de su libertad. El 11 de abril pasado, el juez de Garantías Mario Figueroa fue quien determinó que la joven sea juzgada por el delito de “homicidio doblemente calificado por el uso de arma y la relación de pareja”. El martes de la semana que viene se conocerá el veredicto. (Perfil.com)