Inicio El Pais Piden que policía sea juzgado por homicidio preterintencional

Piden que policía sea juzgado por homicidio preterintencional

UN HOMBRE FALLECIO POR LA PATADA QUE LE PROPINO EL EFECTIVO

Una fiscal pidió que el efectivo de la Policía de la Ciudad acusado de provocar la muerte de un hombre al que derribó de una patada en agosto de 2019 en el barrio porteño de San Cristóbal sea juzgado por el delito de «homicidio preterintencional». El requerimiento de Ana Cristina Yacobucci, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 32, recayó sobre Esteban Armando Ramírez (42), quien en caso de ser condenado recibirá una pena de entre 3 y 6 años de prisión por dicho delito.
En tanto, el abogado Ignacio Trimarco, representante de la familia del fallecido Jorge Martín Gómez (41), requirió a la jueza de Instrucción Yamile Bernan que el hecho sea encuadrado como un «homicidio con dolo eventual, agravado por ser un miembro de las fuerzas de seguridad», con lo cual, el acusado podría recibir prisión perpetua.
La fiscal Yacobucci valoró dos testimonios «clarificadores» que «dieron cuenta del evidente estado de ebriedad que poseía Gómez, con su andar lento y bamboleante, el habla y la coordinación afectada, que implica que la fuerza empleada para lograr reducirlo no resultaba necesaria».

Caso.
El hecho investigado ocurrió el 20 de agosto, alrededor de las 7.20, en Carlos Calvo al 2600, entre Saavedra y Alberti, donde Gómez interrumpía el tránsito armado con un cuchillo. Según se vio en el video que captó la secuencia, poco después, a las 7.43, llegaron al lugar dos policías en moto, quienes se acercaron a la víctima -un hombre de gran porte-, cuando ocultaba sus manos en la espalda.
Al ver que no deponía la actitud y que avanzaba hacia él, uno de los efectivos -Ramírez-, le lanzó una patada al pecho, a raíz de la cual el sospechoso cayó derribado hacia atrás, golpeó su cabeza en el asfalto y, según la autopsia, murió a raíz de ese golpe que le causó un traumatismo craneoencefálico. «En ese momento no había conducta alguna de alarma, es decir no esperó la respuesta a las órdenes que le había impartido a Gómez cuando le aplicó la patada que provocara que aquel cayera de espalda, situación que en definitiva le provocara la muerte, cuando en principio no debería haber tenido ese desenlace», dijo la fiscal en su requerimiento.
El policía había declarado que en un momento de distracción decidió golpearlo con una patada en el abdomen para que «pierda el aire y al doblarse poder reducirlo». Pero que, contrariamente a lo que esperaba, cayó pesadamente de espalda y que luego de la caída no le pareció que estuviere malherido ya que no tenía sangre, ni síntomas de que se ahogase.

Querella.
Por su parte, el abogado Trimarco dijo en su pedido de elevación a juicio que «el homicidio preterintencional sólo es admisible si el medio empleado por el autor no debía razonablemente ocasionar la muerte». De acuerdo al querellante, «sin lugar a dudas, el imputado Ramírez, debió asumir como cierta la posibilidad de acabar con la vida de Gomez, al efectuarle un golpe de semejante entidad, a una persona que no ejercía resistencia alguna y se encontraba en estado de embriaguez».
Para Trimarco, «no quedan dudas de que la totalidad de los elementos probatorios llevan al convencimiento de que Ramírez tenía el conocimiento de que con su conducta podía ocasionar la muerte de Gómez y, que a pesar de ello, continuó en su accionar y le asestó una patada brutal que finalmente lo mató», por lo que solicitó que sea juzgado por «homicidio agravado».
Por último, la querella recordó «la actitud posterior al hecho, con la cual pretendieron encubrir lo acontecido al retirarse del lugar, irse a cambiar los borceguies que utilizó en ese momento, anoticiarlo como un óbito en la vía publica y no informarle al personal del SAME del golpe que había recibido la víctima, lo que habría cambiado la posibilidad de sobrevida de la víctima». (Télam)